Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Casi 20 millones de centroamericanos cocinan con leña

Práctica produce enfermedades respiratorias

Las estufas mejoradas de leña son una alternativa para familias del campo. foto EDH/archivo

Las estufas mejoradas de leña son una alternativa para familias del campo. foto EDH/archivo

Las estufas mejoradas de leña son una alternativa para familias del campo. foto EDH/archivo

En el Istmo centroamericano aproximadamente 20 millones de personas utilizan la leña como la principal fuente de energía, especialmente para la cocción de alimentos, de

acuerdo con una investigación de la Fundación Red de Energía (BUN-CA).

Según el análisis de mercado, condensado en la publicación "Estufas mejoradas de leña en Centroamérica: Detonando los mercados", dicha cantidad de centroamericanos equivale a unas 4 millones de familias.

El estudio fue realizado por BUN-CA, en el marco del Programa Regional de Energía y Pobreza en Centroamérica (PREPCA) -el cual tiene el apoyo de la Fundación HIVOS.

La iniciativa –que empezó en 2011– promueve el desarrollo de distintos mecanismos para la comercialización de las estufas mejoradas de leña, principalmente en aquellos países donde el uso de la leña es más intensivo, como Guatemala, Honduras y Nicaragua.

La idea es sustituir el típico fogón abierto, ya que una estufa mejorada, entre otras ventajas, consume una menor cantidad de leña y además, reduce las enfermedades respiratorias, sobre todo para las mujeres y los niños.

Según el coordinador de la iniciativa, Ronny Cascante, es necesario incentivar el uso de las estufas de leña de mayor eficiencia; no obstante, esa alternativa energética en la actualidad enfrenta serios desafíos.

"El fogón abierto es la tecnología tradicional por sustituir, cuyo costo inicial es mínimo al ser comparado con el costo de las tecnologías energéticamente más eficientes, en contraste con la reducida capacidad de pago por los bajos niveles de ingreso de las poblaciones más pobres que tienen arraigado culturalmente

el uso del fogón abierto", recalcó Cascante.

Los desafíos

La publicación, elaborada por BUN-CA, indica que entre los principales obstáculos financieros para incentivar el uso de cocinas de leña más eficientes se encuentran dos problemas:

1.- La producción de estufas mejoradas de leña en Centroamérica adolece de una producción y de comercialización masiva.

En general, no existen economías de escala en la producción de estufas mejoradas que permitan reducir los costos iniciales y, ofrecer una calidad óptima, que responda a la creciente demanda del mercado, ya que el costo de abastecimiento de la leña para cocinar aumenta sensiblemente.

2.- El desarrollo del mercado para una tecnología alternativa más eficiente es limitado porque los clientes potenciales no cuentan con la capacidad de pago para cubrir el financiamiento inicial o "prima" de una estufa mejorada, ello aunado a la falta de adaptación de los esquemas de financiamiento convencionales de la banca comercial, entre otros factores.

Para obtener más información del estudio "Estufas mejoradas de leña en Centroamérica: Detonando los mercados" se puede acceder a la publicación en: programaprepca.wordpress.com.—EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación