Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Canal seco en Honduras costará $269 Mlls. y estará listo en 2018

El Salvador ha quedado atrás, mientras Costa Rica destaca en Centroamérica

Las autoridades hondureñas estiman que la obra estará finalizada en 2018, aunque algunos tramos ya están terminados. Foto EDH/ Tomada de Internet

Las autoridades hondureñas estiman que la obra estará finalizada en 2018, aunque algunos tramos ya están terminados. Foto EDH/ Tomada de Internet

Las autoridades hondureñas estiman que la obra estará finalizada en 2018, aunque algunos tramos ya están terminados. Foto EDH/ Tomada de Internet

Honduras está ejecutando, desde hace unas semanas, un proyecto que ha denominado "canal seco" o "corredor logístico", con el que busca unir vía terrestre los océanos Pacífico y Atlántico, y en el que la expectativa empresarial por la puesta en marcha de la obra apunta a colocar a ese país en la ruta de la competitividad para el comercio regional centroamericano, donde Panamá es líder.

La inversión en la ambiciosa obra ronda los $270 millones y está siendo construida a lo largo de 391 kilómetros, a cuatro carriles, con una capa asfáltica de 12 centímetros de espesor.

El tramo que está siendo rehabilitado y ampliado no solo permitirá unir el norte con el sur del país, debido a que está comprendido entre la aduana salvadoreña El Amatillo (situada en la ciudad de Pasaquina, departamento de La Unión) y el hondureño Puerto Cortés (situado en la municipalidad de Cortés), sino también acrecentar el dinamismo comercial de sus ciudades intermedias y la modernización de Puerto Cortés.

Los trabajos eliminarán del trayecto de la mercadería comercial la congestionada ruta por Tegucigalpa y la vuelta por Jícaro Galán, por lo que habrá un "ahorro sustancial de tiempo de aproximadamente dos horas", según afirmó el presidente de la Federación de Cámaras de Comercio e Industrias de Honduras (Fedecamaras), Obdulio Hernández, al periódico digital hondureño elheraldo.hn, de acuerdo con una publicación que data del pasado 27 de agosto.

Además de beneficiarse empresarios, navieras y transportistas, también sacarán provecho los turistas; todos experimentarán el ahorro de la valiosa variable tiempo y la disminución en gastos de combustibles y llantas.

Las autoridades hondureñas no descartan un incremento en el flujo de turistas entre El Salvador y Nicaragua.

La referida publicación también destaca la opinión del economista Hugo Noé Pinto, del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), quien valora el beneficio del proyecto para los salvadoreños, ya que podrán sacar sus mercancías por el Caribe: "Una de las cosas de las cuales se habló más es que el corredor iba a ser utilizado para sacar varias de las exportaciones de El Salvador hacia el Atlántico", dijo al medio.

Tres compañías trabajan en el proyecto, que estaría finalizado en 2018. Son cerca de 12,000 empleos directos e indirectos los que están siendo generados con la obra.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación