Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cambio climático daña el suelo, baja producción y encarece alimentos

Si no se toman medidas serias, para 2030 se tendrán reducciones significativas en las cosechas 

Ganaderos y agricultores preocupados por la sequía

Los recursos provienen del Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria.

El cambio climático que experimenta el planeta terminará causando un mayor deterioro a los suelos, afectando la comida de la población y, además, golpeando el bolsillo de los consumidores, de acuerdo con los representantes de CropLife.

El Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI), presentó un estudio el año pasado donde indica los impactos de la producción calculadas  para 2030.

En este informe se apunta  que podría haber una caída en la producción de maíz que rondará el 12 %, el arroz 23 % y  el trigo 13 %. Pero por si esto fuera poco, en razón de la oferta y la demanda el aumento de precio oscilaría entre  un 75 % y 90 %.

La alteración del clima, sobre todo cuando se da un incremento en la temperatura, implica que los suelos dejan de tener suficiente humedad y las cosechas corren el peligro de no poder desarrollarse.

Además, los cambios de temperatura permiten la proliferación de plagas que causan un grave daño a los cultivos.

Sequía expone los grandes retos

La sequía a la que este año se han visto expuestos varios países a nivel mundial, y especialmente la región centroamericana, reflejan solo una parte de los problemas que se pueden enfrentar a futuro si no se toman las medidas necesarias.

Este fenómeno climático, que ha reducido los niveles de lluvia desde mayo de este año, ha dado paso a que se pierdan miles de cosechas, se ponga en peligro el ganado y además que el cauce de  los ríos y lagos también disminuya hasta un 90 % en países como el nuestro.

Según lo ha advertido la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), el planeta enfrentará un déficit global de agua del 40 por ciento de aquí a 2030 si no se implementan medidas para lograr una gestión más sostenible del líquido.

Al no contar con el recurso hídrico, los problemas serán mayores, ya que la escasez de agua no permitirá el riego de cultivos de granos básicos y vegetales, el desarrollo de pasto para el ganado, la generación de energía hidroeléctrica y otros más.

“Tenemos que ser congruentes en proteger los recursos, el agua no se pierde solo cuando la botamos directamente, sino que cuando desperdiciamos la producción también se está desperdiciando el agua. El desafío no solo está en producir más, sino en reducir costos y preservar el medio ambiente”, destacó el presidente de CropLife Latin America.  

Aunque el gran protagonista en este tema es el agricultor, los representantes de los organismos internacionales señalan que es deber de los gobiernos y la población en general, velar por la conservación de los recursos naturales que al final terminarán satisfaciendo el hambre mundial.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación