Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Caen bonos por el resultado electoral

Disminuye el interés de los inversionistas en comprar eurobonos de El Salvador, los cuales han venido cayendo

El precio de los eurobonos de El Salvador comenzó a caer desde que abrieron el pasado lunes en los mercados bursátiles, debido a que los inversionistas asimilaron negativamente la noticia de que habrá necesidad de pasar a una segunda vuelta electoral.

La noticia provocó que cayeran los precios y subieran los rendimientos (tasas de interés) sin que se hayan emitido nuevos títulos.

El periódico digital crhoy.com de Costa Rica informó que los bonos de El Salvador "perdieron valor de forma abrupta durante el día, al conocerse que ese país también irá a una segunda vuelta electoral entre el derechista partido ARENA y el izquierdista partido del FMLN".

En Costa Rica también hubo elecciones el domingo, pero, según la publicación, los bonos de deuda externa de ese país reportaron una sesión estable en los mercados internacionales pese a la incertidumbre que supone que tendrán que ir también a una segunda ronda electoral.

Los bonos salvadoreños, entre ayer y el lunes, fueron los que más cayeron en Latinoamérica porque los mercados se sorprendieron por la diferencia de votos entre Norman Quijano y Sánchez Cerén.

Lo anterior, de acuerdo con analistas, demuestra una desconfianza mayor en El Salvador, con lo cual el clima de inversiones se complica más.

Dicho comportamiento se observó en casi todos los bonos, incluyendo los últimos eurobonos que emitió el gobierno en noviembre de 2012, indicaron analistas del sector.

Lo anterior, en relación con la diferencia de precios, implicó una caída de 2.5 puntos, lo que influye en que se paguen mayores tasas de interés, algo que es bueno para los inversionistas pero malo para el Gobierno, que deberá pagar más intereses a raíz de este fenómeno.

Además, en la emisión de Letras del Tesoro (Letes) de ayer martes, el gobierno salvadoreño logró colocar únicamente $5 millones, cuando en ocasiones anteriores se han dado emisiones que han logrado colocar hasta $140 millones, y en otras $60 y o $30 millones; pero la de ayer fue una de las emisiones de Letes más bajas en meses.

Esto significa que cada vez hay menos inversionistas que quieren invertir en Letes de El Salvador. Además de que el rendimiento subió.

El movimiento de los eurobonos fue generalizado en los mercados internacionales, sobre todo en la Bolsa de Valores de Nueva York.

Costa Rica tranquila

Todo lo contrario sucedió en Costa Rica, donde las elecciones presidenciales no provocaron mayores aspavientos entre los inversionistas internacionales.

Según los economistas de Aldesa Valores, los inversionistas están tranquilos con los resultados de la elección costarricense que sobrepasó las ideologías extremas y se concentró en el menú de propuestas concretas que los dos partidos más representativos (60 % entre ambos) del centro y centro izquierda del espectro ideológico ofrecieron.

El periódico crhoy.com también señala que otro elemento de tranquilidad para los inversionistas tuvo que ver con la presentación del Programa Macroeconómico 2014 del Banco Central de Costa Rica (BCCR) el viernes anterior, donde la autoridad monetaria apuntó a mejores niveles de crecimiento económico para 2014.

Letes se usan para cubrir los gastos corrientes

Cuando el gobierno llega a un punto donde no tiene dinero en caja para cumplir sus compromisos de corto plazo, la emisión Letes es un mecanismo pragmático para solventar dicha necesidad, aunque esto no necesariamente es lo más inteligente en cuestión de endeudamiento público.

Según cifras del Ministerio de Hacienda y del Banco Central de Reserva (BCR), esta deuda de corto plazo ascendía, a noviembre de 2013 a $574.8 millones, algo que sugiere que será necesario enfrentar una reestructuración durante el ejercicio 2014 , con el aval de la Asamblea Legislativa.

Al respecto, economistas coinciden que el Gobierno, por una cuestión de mala administración, termina por convertir la deuda de Letes en deuda de largo plazo, con lo cual paga más intereses y por más tiempo.

"Se puede recurrir al canje de deuda, siempre y cuando el Ejecutivo adopte simultáneamente medidas que eviten o al menos disminuyan el riesgo de que esta herramienta de financiamiento se utilice con mucha frecuencia, distorsionando este sistema", detalló Rigoberto Monge, economista.

En este sentido, para el experto, la obligación del próximo gobierno debería ser frenar este mecanismo y utilizarlo en situaciones de último recurso, tomando en cuenta que incluso hay otros gastos que no se registran como devengados, algo que queda al margen de la contabilidad y se convierte en una deuda flotante.

"No se deben de sacrificar los programas sociales y otras políticas que se están desarrollando con algunas emisiones. Pero hay que evitar la improvisación porque el equilibrio de la cuestión fiscal es fundamental", dijo Monge.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación