Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cada salvadoreño consume 95 libras de azúcar por año

A medida que crece el consumo de azúcar se abren oportunidades para elevar la productividad, dice el gremio

Las exportaciones de azúcar muestran una tendencia positiva. La industria aprovecha la estabilidad de precios. edh/archivo

Las exportaciones de azúcar muestran una tendencia positiva. La industria aprovecha la estabilidad de precios. edh/archivo

Las exportaciones de azúcar muestran una tendencia positiva. La industria aprovecha la estabilidad de precios. edh/archivo

El azúcar es una de las materias primas de mayor demanda, ya que se estima que el consumo mundial alcanzó los 167.3 millones de toneladas métricas, entre mayo 2012 y el mismo mes de 2013.

En El Salvador, el azúcar es de los productos que no puede faltar en la canasta de compras de las familias ni en las mesas.

Según la Asociación Azucarera de El Salvador, el consumo actual de este producto alcanza los 6.1 millones de quintales al año. Lo anterior significa que el consumo per cápita ronda las 95 libras si se toma en cuenta que la población salvadoreña asciende a 6.5 millones.

El dato incluye el consumo que la industria hace en el procesamiento de alimentos y bebidas, como jugos, galletas, sorbetes, panadería, entre otros, productos que al final terminan siendo consumidos por las personas.

Cabe aclarar que 20 % de estos productos se destina a la exportación, por lo que es un tanto difícil especificar el consumo real, afirmó Julio Arroyo, director ejecutivo de la gremial.

En cuanto a la producción del país, Arroyo detalló que ésta alcanza los 17 millones de quintales al año, pero 10.5 millones se venden en unos 12 mercados en el mundo, lo que refleja la capacidad que tiene la industria para atender la demanda, que se estima que crece anualmente entre un 2 % a 3 %, como ocurre en el mercado mundial.

"La tendencia es conforme al crecimiento poblacional y el desarrollo de las industrias que elaboran alimentos y bebidas con azúcar, especialmente las que se dedican a la exportación de dichos productos", expresó Arroyo.

Bajo esta tendencia, en los próximos años, la demanda mundial de este producto seguirá creciendo debido a que el mercado chino demandará alrededor de 34 millones de toneladas más del producto para atender el número creciente de su población.

"Para atender esa demanda, el mundo necesitará producir 30 millones de toneladas métricas más de azúcar, y para nosotros eso es bien importante", expresó Mario Ernesto Salaverría, presidente de la gremial.

Según datos de Central American Business Intelligence (CABI) , entre las primeras seis posiciones de países consumidores se encuentra: India con mayor consumo de azúcar a nivel mundial, 26 millones de TM, el 16 % de la producción mundial, seguido por 27 millones de la Unión Europea (11 %) y China (10 %).

Pero estas cifras tenderán a crecer, pues la Organización Internacional del Azúcar (ISO, siglas en inglés) estima que el consumo mundial del producto crecerá a 201 millones de toneladas al 2020, lo que representa incremento promedio en el pronóstico de 2.02 % al año.

El 60 % del crecimiento en el consumo mundial del endulzante al 2020 se producirá en el Lejano Oriente y el subcontinente indio.

"Estas dos regiones son los principales motores del crecimiento del consumo de azúcar en el mundo", aseguró recientemente Leonardo Bichara, economista de la ISO.

El experto dijo que con un consumo per cápita en torno a los 15 kilogramos al año en el Lejano Oriente y con unos 19 kilogramos al año en el subcontinente indio, y el promedio mundial de 24 kilogramos al año aún hay mucho espacio para el crecimiento del consumo de azúcar en Asia.

Brasil e India probablemente seguirán liderando a los productores de azúcar durante la próxima década, Brasil elaboraría 23 % del total mundial entre 2010 y 2012 e India 15 % en el mismo período. Latinoamérica, Asia y Europa también contribuyan al aumento de la oferta para satisfacer la dulce y creciente demanda.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación