Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Burocracia genera largas colas de furgones en aduanas

Transportistas expresan que esto se debe a personal poco capacitado en aduanas

SICA estudiará propuesta para ampliar la unión aduanera en Centroamérica

La Unión Aduanera permitirá la libre circulación de productos y personas por las fronteras de ambos países.

SICA estudiará propuesta para ampliar la unión aduanera en Centroamérica.

Transportistas continúan teniendo problemas en las fronteras de El Salvador debido a la administración de la Dirección General de Aduanas (DGA). Esta vez el problema se ha generado debido a que Aduanas cambio al personal que opera los puestos aduaneros; sin embargo, transportistas consideran que el nuevo personal no está lo debidamente capacitado.

Desde hace una semana se han empezado a ver las repercusiones de esto, con filas de hasta 15 kilómetros de furgones a la espera de poder atravesar la frontera. Raúl Alfaro, presidente de la Asociación del Transporte Internacional de Carga (Astic), explicó que algunos transportistas han pasado hasta 27 horas para poder pasar.

Alfaro especifica que las colas de camiones se han visto en la frontera de la Hachadura pero el problema persiste tanto en esta como en el Amatillo.

Como representante de Astic, Alfaro ha pedido a la Dirección General de Aduanas la oportunidad de reunirse transportistas y funcionarios aduaneros para poder solventar el problema, pero la institución no ha mostrado interés en escucharlos.

"Desde principio del año he estado hablando con aduanas, dándoles propuestas de soluciones para llegar a arreglos, pero no hemos obtenido respuesta por parte de ellos, es un silencio completo", manifestó el presidente de Astic.

Para él, uno solución viable para evitar este tipo de problemas sería la creación de una mesa permanente entre el sector transporte y aduana, con el fin de poder discutir problemas y encontrar salida a estos.

Pero la falta de postura de la DGA ha llevado a Astic ha creer que existe negligencia de la situación por parte de aduanas. "No he visto una medida que alivie la situación", agregó Alfaro, quien se ha comunicado con la institución sin recibir ninguna respuesta.

"Somos nosotros (transportistas) los más afectados, esperando 27 horas con colas de 15 kilómetros y las oficinas de aduanas están descongestionadas", reiteró. Durante las noches, queda un agente aduanero a cargo, esto detiene el paso del transporte, puesto a que el tiempo promedio para atender a cada uno de los camiones es entre 20 y 25 minutos, atrasando el paso.

Por otra parte, la poca capacitación del nuevo personal ha traído estragos para los transportistas y se han generado errores debido a esta mala administración. Por ejemplo, Alfaro menciona el caso de un camión que tardó 31 horas para realizar su trámite.

Otros casos aislados como el de varios furgones de un mismo cliente que transportaba la misma mercadería se le cobró 18 dólares por cada uno de los furgones cuando sólo se tuvo que haber cobrado una vez. Pero, en parte, esto se debe a que los "administradores no hacen mayor esfuerzo cuando los oficiales hacen cualquier disparate".

El agravio no sólo recae en quienes mueven la mercadería pero también en los clientes que contratan este servicio. Si no se encuentra una solución a los problemas experimentados en las fronteras, transportistas se verán obligados a incrementar sus precios para sus clientes, ya que las esperas en aduana implican costos para las empresas de transporte.

Ante la frustración de no encontrar una posible solución, la gremial de transportistas tendrá que buscar alguna forma de ejercer presión a la DGA. Raúl Alfaro expresó que una forma de hacer esto es regresar a los paros de transporte. Astic ha propuesto como posible remedio la digitalización de la documentación aduanera, así como modificaciones al sistema de Transferencia Internacional de Mercancías Aduaneras (TIM).

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación