Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Burocracia detiene nuevas viviendas

Cerca de 15 proyectos de apartamentos están detenidos. La gremial de la construcción pidió agilidad en los permisos para atender la demanda de casas nuevas.

San Salvador 27 de Juniio 2014

La construcción lleva  más de cinco años sin recuperarse económicamente. | Foto por Foto EDH Huber Rosales

San Salvador 27 de Juniio 2014

La Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción (Casalco) expresó este sector económico sigue en caída y que la excesiva burocracia no permite retomar iniciativas de trabajo que, además, lleven a satisfacer las necesidades de vivienda de los salvadoreños.

De acuerdo con el director ejecutivo de la gremial, José Antonio Velásquez, actualmente hay 68 proyectos que podrían empezar a construirse inmediatamente, si se contara con todos los permisos legales. En el grupo se encuentran 15 desarrollos de apartamentos en el área de San Salvador.

El líder gremial insistió en la necesidad de que se aplique la ley de agilización de trámites, que fue aprobada en 2013, y que las instituciones de gobierno demuestren con acciones su voluntad por resolver los permisos pendientes para la construcción.

La ley, explicó Velásquez, establece un período de seis meses para obtener todas las autorizaciones que requiere una construcción. Sin embargo actualmente este proceso tarda hasta tres años.

Esta tardanza no ha permitido al sector recuperarse luego de la crisis económica de 2008 y, peor aún, no se logra atender la creciente demanda de vivienda nueva que tienen los salvadoreños.

“Estamos en una crisis. Hemos llegado a tener un decrecimiento del 14% al cierre de junio, lo cual sí es una situación muy grave porque eso no abona para nada para cubrir el déficit habitacional”, expresó el director ejecutivo de Casalco.

Los 68 proyectos, entre ellos los apartamentos, representan una inversión de $200 millones que pueden empezar a ejecutarse de forma inmediata, ofreciendo así nuevas opciones habitacionales.

Esto lleva a que la mayoría de las compras se concentra en casas usadas. Esto lo demuestran las cifras de 2014 del Fondo Social para la Vivienda (FSV), en las cuales los préstamos para este sector eran el 52 % de toda la cartera, mientras que el dinero destinado a vivienda nueva era un 26 %.

“No hay oferta (de vivienda nueva) porque no se construye”, dijo Velásquez para resumir esta situación. Además añadió que en el país hay suficiente acceso al financiamiento para construir viviendas y edificios, pero la alta burocracia continúa siendo el mayor obstáculo para el sector.

Por último, el líder gremial añadió que facilitar los permisos a la construcción tendría un efecto positivo en el empleo. 

A los 26 mil empleos formales que actualmente tiene el sector, se le podrían agregar 26 mil directos y 74 mil indirectos.

Demanda de vivienda

Estas declaraciones fueron expresadas durante una charla que el titular del FSV, Tomás Chévez, tuvo con los agremiados de Casalco.

Este funcionario expresó que en el último semestre ha crecido de forma significativa la demanda de viviendas nuevas. Prácticamente se ha alcanzado ya la totalidad de fondos que el FSV asignó a ese rubro el año pasado.

Chévez instó a los constructores a que continúen los esfuerzos por proveer nuevas viviendas al mercado y satisfacer esta demanda.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación