Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Bolsa de China volvió a cerrar de forma anticipada

La bolsa solo operó 27 minutos, antes de otro cierre anticipado por el desplome bursátil.

La caída en las bolsas asiáticas arrastró la semana pasada a las bolsas de Nueva York, Europa y Latinoamérica a perder varios puntos.

La caída en las bolsas asiáticas arrastró la semana pasada a las bolsas de Nueva York, Europa y Latinoamérica a perder varios puntos. | Foto por Archivo

La caída en las bolsas asiáticas arrastró la semana pasada a las bolsas de Nueva York, Europa y Latinoamérica a perder varios puntos.

SHANGHAI.- Las bolsas chinas vivieron hoy la jornada más breve de su historia, de apenas 27 minutos de operaciones, de los que sólo 13 fueron de cotización real, debido a otro fuerte desplome que forzó la suspensión hasta mañana.

Al igual que ya había ocurrido también el pasado lunes por primera vez en la historia, debido a unas nuevas normas estrenadas precisamente con el inicio del año, las bolsas chinas cerraron automáticamente al caer el selectivo de firmas de ambos parqués CSI 300 más del límite diario que se le permite ahora: un 7 %.

En ambas ocasiones, como establece esa normativa, primero se suspendió la cotización durante 15 minutos, al traspasar el selectivo mixto la barrera del 5 % de pérdidas, pero cuando las operaciones se reanudaron apenas bastó hoy un solo minuto de transacciones para caer hasta un 7 % y desencadenar el cierre automático.

En el momento del cierre, el índice general de Shanghái caía un 7.32 %, mientras que el de Shenzhen se desplomaba otro 8.35 %.

Esta situación, inédita hasta esta semana, se produce así hoy por segunda vez en cuatro días, desde que el lunes entró en funcionamiento este nuevo mecanismo interruptor, pensado para que no se repitan los fuertes desplomes en cadena del verano pasado, que llegaron a afectar a otros mercados mundiales.

Con todo, en lugar de contribuir a estabilizar los parqués, el mecanismo está "alterando las expectativas de los inversores" individuales (unos 90 millones de ahorradores chinos sin conocimientos financieros, que sustituyeron los poco rentables depósitos bancarios por la renta variable) y provocándoles "pánico".

Así lo explicó a Efe hoy el experto en mercados financieros Rui Meng, profesor de Finanzas y Contabilidad de la Escuela Internacional de Negocios China-Europa de Shanghái (CEIBS), que alerta del efecto contraproducente de la medida en estos inversores aficionados que suelen hacer tan volátil al mercado chino.

En efecto, tres cuartas partes de la actividad de las bolsas chinas está en manos de estos inversores, y el nuevo "interruptor" les está creando una gran "incertidumbre innecesaria", señala Rui: "todo el mundo quiere vender en este momento, nadie quiere comprar, porque ahora ningún comprador está seguro de poder vender luego en un futuro cercano".

La clave de lo que está sucediendo se remonta a las semanas de fuertes desplomes del verano pasado, que retumbaron en los demás parqués mundiales, y la reacción que tuvo hoy el regulador bursátil chino, que anunció otra nueva medida inesperada, parece reflejar cómo la situación está descarrilando de la ruta planeada por Pekín.

La explicación está en que el 8 de julio pasado, tras la primera semana de desplomes, el regulador obligó a los grandes accionistas (detentores del 5 % o más de las acciones de una compañía) a no vender ni una de sus papeletas en un plazo de seis meses, plazo que se cumple mañana, así que el lunes 11 podrían vender de nuevo.

Cerca de un billón de títulos iban a quedar desbloqueados y, aunque el regulador no esperaba que hubiera ventas masivas, los desplomes de hoy y del lunes obedecen a la anticipación de los inversores, que quieren recoger beneficios antes de que sus acciones puedan perder valor la próxima semana.

En ese contexto, el regulador anunció al poco del cierre forzado de la jornada relámpago de hoy una nueva norma que limitará desde este sábado 9 de enero (es decir, desde el momento en que expire el plazo de las medidas del 8 de julio) la capacidad de vender esas acciones.

Además, si lo hacen, deberán anunciar sus planes al mercado con al menos 15 días de antelación.

"Creo que, al igual que con el mecanismo interruptor, la intención es buena, pero a la gente le va a inducir todavía más al pánico, así que mañana es posible que se aplique el interruptor una vez más", opinó Rui, que describió la situación actual como "un desastre artificial, porque se alteró las expectativas de la gente".

"Los inversores individuales están respondiendo a la propia novedad de las nuevas normas y eso está cambiando el efecto que producen", avisó, por lo que los mercados se están moviendo por un "territorio inexplorado". EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación