Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

BCE recorta tasa de interés, para ayudar a pequeñas empresas

El Banco Central Europeo (BCE) rebajó la tasa de interés en los 17 países de la divisa única europea de 0.75 a 0.50 puntos porcentuales.

El Consejo de Gobierno del BCE que sesionó en Eslovaquia, bajó tasa de interés a 0.50 puntos porcentuales

El Consejo de Gobierno del BCE que sesionó en Eslovaquia, bajó tasa de interés a 0.50 puntos porcentuales

El Consejo de Gobierno del BCE que sesionó en Eslovaquia, bajó tasa de interés a 0.50 puntos porcentuales

BRATISLAVA. El Banco Central Europeo recortó ayer sus tasas de interés por primera vez en 10 meses, con la promesa de ofrecer tanta liquidez como necesiten los bancos de la zona euro y ayudar a que las pequeñas empresas obtengan acceso al crédito.

El BCE rebajó su principal tasa de interés en un cuarto de punto porcentual a un nuevo mínimo histórico de 0.50% en respuesta a un enfriamiento de la inflación de la zona euro, bastante debajo de su meta, y a un aumento constante del desempleo.

La rebaja estaba prevista después de que el presidente del BCE, Mario Draghi, dijera el mes pasado que el banco estaba listo para actuar, una frase que reiteró el jueves. Pero son pocos los economistas que piensan que la decisión hará una diferencia real en la economía.

Reconociendo eso, el BCE dijo que otorgaría a los bancos toda la liquidez que necesiten al menos hasta julio de 2014, y consideraría formas para mejorar los préstamos a las pequeñas empresas, que juegan un papel central en las economías europeas, pero que en muchas naciones tienen problemas para obtener fondos. "Nuestra postura de política monetaria seguirá expansiva todo el tiempo que sea necesario", agregó.

El funcionario se apegó a la previsión del BCE, de que la recuperación económica se afianzará más adelante en el año, aunque destacó que existen "riesgos a la baja".

El BCE "vigilará muy de cerca" toda la evidencia entrante, dijo Draghi, una frase que en el pasado ha sugerido que vendrán nuevas medidas de política. Agregó que hubo un fuerte consenso para recortar las tasas, indicando que uno o más responsables no estuvieron de acuerdo.

El desempleo marcó un máximo histórico en marzo y la inflación anual se hundió al 1.2 % en abril, presionando al BCE a reducir las tasas para honrar su mandato de garantizar la estabilidad de precios, que define como una inflación cercana pero algo inferior al 2 %.

"El BCE está jugando a lo seguro, incluso a pesar de que sabe que el efecto (de la rebaja de tasas) probablemente sea limitado", dijo el analista de Nordea Anders Svendsen.

La considerable caída de las presiones sobre los precios también planteó la posibilidad de que el BCE tenga que evaluar herramientas de política más allá de las tasas de interés para contrarrestar cualquier retroceso adicional de la inflación. —REUTERS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación