Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

“No bastan sistemas de riego contra sequía”

Una investigadora en seguridad alimentaria dijo que la región necesita un uso eficaz de los recursos, inversión en tecnología y planificación de riesgos.

Sequía

El cambio climático permite la proliferación de enfermedades para planas y animales. | Foto por Archivo

Los sistemas de riego, por si mismos, no son suficientes para que la agricultura enfrente el cambio climático. Se necesita inversión en tecnología, modelos de prevención de riesgo, monitoreo constante y uso eficiente de los recursos para proteger la producción de granos básicos.

Esa es una de las observaciones que hizo la consultora en seguridad alimentaria, e investigadora del Borlaug Institute, Elsa Murano, durante su visita al país.

Al ser consultada sobre si los sistemas de riego son suficientes para enfrentar la sequía y el cambio climático, la experta respondió con un no.

“Es importante (la medida). Pero los sistemas de riego que sean eficientes también”, añadió la también ex subsecretaria de Agricultura de EE.UU.

En teoría, los sistemas de riego son una de las apuestas del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) para combatir las sequías. Sin embargo la construcción de estos aún no ha iniciado.

Murano dijo que primero un país debe hacer un uso eficiente de los recursos, entre ellos el agua para cultivos.

Por otro lado, dijo que países de la región centroamericana deben avanzar hacia una “agricultura de precisión”.

Esto implica una gran inversión en el sector porque se requiere utilizar sistemas de GPS y sensores para monitorear al humedad en los suelos, cambios en la temperatura y modelos de predicción sobre el cambio climático.

Toda esta información permite que la agricultura sea precisa, decidiendo el momento adecuado para la siembra, riego y abono de los cultivos.

Aunque no precisó una cifra, la consultora dijo que una inversión de este tipo es  grande y necesita de la participación de los gobiernos y el sector privado. “Porque el sector privado puede aportar recursos, y perspectivas basadas en la práctica”, explicó.

Por otro lado, a partir de la información reunida con la tecnología, se deben coordinar planes de respuesta a eventuales crisis. No se trata solo de esperar una nueva sequía o inundación, sino de planificar una reacción idónea, explicó.

Murano opinó  que parte de las reacción al cambio climático debe ser la adopción de plantas modificadas ya sea por genética tradicional o transgénicos.

El riesgo
¿Qué pasa si no se toman las medidas adecuadas? Murano advirtió que los cambios climáticos alterarán los extremos: altas temperaturas, constantes sequías, temporales de lluvia e inundaciones.

El principal riesgo es que este escenario de estrés biológico favorece la proliferación de enfermedades para plantas y animales. De no actuar, se corre riesgo de aumentar la cantidad de personas que sufren hambre, concluyó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación