Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Banco Azul abrirá este año 10 agencias en el país

De estas sucursales, ocho ya están en los últimos preparativos para la apertura

Alfredo Pacas, Carlos Enrique Araujo (presidente) y Armando Rodríguez, directores de Banco Azul. Foto edh / marlon Hernández

Alfredo Pacas, Carlos Enrique Araujo (presidente) y Armando Rodríguez, directores de Banco Azul. Foto edh / marlon Hernández

Alfredo Pacas, Carlos Enrique Araujo (presidente) y Armando Rodríguez, directores de Banco Azul. Foto edh / marlon Hernández

Banco Azul, la nueva institución bancaria fundada con capital 100 % salvadoreño, anunció que espera abrir sus puertas este año con al menos 10 agencias en todo el territorio nacional.

De todos estos puntos de atención, siete estarán ubicados en diversos puntos del área metropolitana. El resto se ubicará en zonas céntricas de San Miguel, Santa Ana y Sonsonate. Según informó el director ejecutivo del banco, Armando Rodríguez, al menos ocho agencias ya están en proceso de "adecuación" de su infraestructura y casi listas para abrir al público.

Una de las novedades que introducirá Banco Azul son los centros de capacitación para la pequeña y mediana empresa. El presidente, Carlos Enrique Araujo, expresó que cuatro agencias incluirán dichos centros.

El banquero también explicó que han identificado el papel preponderante de las mujeres en el sector pymes y serán las dos características en las cuales se enfocarán. "Además de financiamiento, también nos han manifestado que necesitan estar en algún centro donde los capaciten, donde construyamos redes de negocios y donde lleguen otras mujeres a enseñarles", expresó Armando Rodríguez.

El presidente del banco expresó que aún están pendientes de definir una fecha para la apertura. Parte del retraso obedece a que los directivos decidieron implementar la versión más reciente del software con el cual operará Banco Azul. Anunció que en agosto esperan entregar el diagnóstico del programa, adaptado para la legislación salvadoreña, a la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF).

A partir de ahí, la autorización para empezar operaciones dependerá por completo de la Superintendencia.

Para esta parte del proceso, Araujo comentó que se encuentran en el país un equipo de 20 extranjeros quienes se encargan de implementar el sistema y brindar capacitación al personal.

Destacó también la ventaja que representará el sistema, ya que les permitirá parametrizar y crear con gran facilidad nuevos productos bancarios. Además, apuntó, es el primero de su tipo en el país. En la región solo Honduras, México y Panamá utilizan un software similar.

Proyecciones

Carlos Enrique Araujo, presidente de Banco Azul, expresó que la organización tiene metas ambiciosas en el corto plazo.

Además de las 10 agencias, esperan principiar con los servicios de tarjeta de crédito y débito, call center para atención a los clientes, además de aplicaciones y servicios accesibles desde computadoras de escritorio y dispositivos móviles.

Respecto a cifras, dentro del primer año esperan alcanzar al menos $100 millones en activos. Para el año 2020, como agregó el director ejecutivo, Armando Rodríguez, el objetivo es lograr obtener el 5 % del mercado.

En la cartera de depósitos la meta es superar los $50 millones durante el primer año.

La cartera de préstamos, siempre dentro del primer año de operaciones, esperan que supere los $75 millones.

En cuanto al público meta, Araujo expresó que serán receptivos a las demandas del mercado.

"No vamos nosotros a limitarnos a ningún sector. Vamos a estar abiertos a todos los sectores productivos de nuestro país... Vamos a atender a la agricultura, a la construcción, a la industria, a la pequeña y mediana empresa", comentó.

Banco Azul tiene pendientes algunos procesos de supervisión y aprobación con la Superintendencia, pero sus directivos creen que recibirán la autorización en un par de meses.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación