Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Banco Agrícola ha invertido $1.8 millones en 10 años de Manos Unidas

Programa en apoyo a la educación con más de 140 mil beneficiados

Rafael Barraza, presidente de Banco Agrícola, con algunos de los beneficiarios del programa "Manos Unidas", que ya llegó a sus primeros 10 años. Foto EDH / cortesía

Rafael Barraza, presidente de Banco Agrícola, con algunos de los beneficiarios del programa "Manos Unidas", que ya llegó a sus primeros 10 años. Foto EDH / cortesía

Rafael Barraza, presidente de Banco Agrícola, con algunos de los beneficiarios del programa \"Manos Unidas\", que ya llegó a sus primeros 10 años. Foto EDH / cortesía

Desde hace una década Banco Agrícola arrancó con su ambicioso programa en apoyo a la educación denominado "Manos Unidas", con el que ha beneficiado más de 140 mil niños y jóvenes en 72 municipios a nivel nacional.

El proyecto nació con la iniciativa de llevar a las comunidades herramientas educativas en el presente para que tengan oportunidades en el futuro.

"Estos jóvenes son rayos de esperanza en sus comunidades, porque están formados con valores, tienen una visión optimista y creen en el trabajo como medio eficaz para salir adelante en sus comunidades", dice Rafael Barraza, presidente de Banco Agrícola.

Manos Unidas es un proyecto conjunto entre Banco Agrícola, comunidades beneficiadas y organizaciones de salvadoreños residente en Estados Unidos.

En 10 años de trabajo, el banco ha aportado $1.8 millones, los salvadoreños en Estados Unidos $500 mil, y las comunidades beneficiadas $300 mil, como contraparte.

A través de el programa se ha cambiado la vida a los estudiantes, que antes estaban en centros escolares con techos deteriorados, espacios insuficientes en aulas, no tenían laboratorios de ciencias o tenían equipo informático desfasado.

Además han implementado un programa de liderazgo juvenil que apoya a las comunidades para los problemas de la violencia de las pandillas en El Salvador, este programa les ayuda a tener más oportunidades de educación.

Principales retos

Programas como Manos Unidas permiten trazar sueños y objetivos entre los alumnos. Como el caso de Wilber Martínez, de cinco años, estudiante de kínder en Cojutepeque, quien ahora hace uso de un centro de cómputo que le permite soñar con ser piloto en el futuro.

En 10 años de trabajo el mayor reto ha sido organizar a las comunidades donde se desarrollan los proyectos y a las organizaciones de los salvadoreños en Estados Unidos, que anteriormente trabajaban de forma dispersa.

El programa Manos Unidas está presente en los 14 departamentos del país y 72 municipios; uno de sus grandes retos es llegar a los 262 municipios de El Salvador.

Manos Unidas además se enfoca en el enriquecimiento psicológico de los estudiantes, a través de la Fundación Pro-Educación de El Salvador (Funpres), con quien ejecuta un programa de prevención de la violencia y fomenta las buenas relaciones entre los estudiantes.

"Vemos que hay oportunidades de seguir fortaleciendo las comunidades, llegar a más municipios y hay que apoyar con convivencia, prevención de violencia, preparación para la oferta laboral y capacitar docentes para nuevas técnicas", señala Barraza.

Están trabajando con comunidades de salvadoreños en Virginia, Washington, San Francisco, Los Ángeles y Texas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación