Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Banco Agrícola incentiva la cultura emprendedora

Tras una década, su programa de RSE busca ampliar su alcance en escuelas

Más de 140 mil niños han sido beneficiados por el programa en sus 10 años de funcionamiento. foto edh / Cortesía

Más de 140 mil niños han sido beneficiados por el programa en sus 10 años de funcionamiento. foto edh / Cortesía

Más de 140 mil niños han sido beneficiados por el programa en sus 10 años de funcionamiento. foto edh / Cortesía

Luego de una década de poner en marcha el programa de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), Manos Unidas por El Salvador, el Banco Agrícola da los primeros pasos para agregar nuevos elementos en el beneficio que brindan a miles de niños en escuelas de escasos recursos. Uno de ellos es fomentar la cultura emprendedora en los jóvenes.

Mariela Franco, jefa de Responsabilidad Social Empresarial de Banco Agrícola, expresó que unos de los componentes de este programa es la entrega de centros de cómputo y laboratorios de ciencia a centros escolares. Durante este año, señaló que se han utilizado estas herramientas para que los estudiantes sean capaces de generar productos útiles a la comunidad.

Como resultado, jóvenes del fronterizo municipio de Pasaquina ya lograron fabricar jabones y perfumes los cuales buscan comercializar entre la población local y los conductores de camiones que transitan por la zona.

Reina Arias, directora general de la Fundación para la Educación Social, Económica y Cultural (Fupec), entidad aliada del programa, con este esfuerzo se puede promover el emprendimiento desde un enfoque educativo.

Mariela Franco señaló que el programa Manos Unidas se enfoca principalmente en escuelas y alumnos, por lo que no provee capital semilla. Sin embargo, pensando en los nuevas líneas de trabajo que se seguirán tras el décimo aniversario, es una posibilidad a tomar en cuenta.

Por ahora el programa atiende cuatro áreas de influencia: habilidades para la vida, que fomenta valores y solución de conflictos; infraestructura educativa, mejorando escuelas, canchas y áreas de usos múltiples; tecnología e inglés, facilitando talleres y aulas para aprender idiomas y uso de computadoras; y laboratorios de ciencias.

Un nuevo elemento que el banco incluyó este año es la salud visual.

Renata Martínez, ejecutiva de Relaciones Internacionales de Fudem, explicó que la fundación firmó un convenio con Banco Agrícola para facilitar exámenes y tratamiento visual a los alumnos de varias escuelas.

De momento Fudem solo ha realizado una jornada en una escuela de Cojutepeque pero, antes de que termine el año, esperan visitar otros dos centros educativos. Junto con el banco han facilitado 500 exámenes de agudeza visual, proporcionando anteojos a 62 niños y facilitando tratamientos adicionales a quienes lo requerían.

Apoyo integral

Delia Magaña, directora ejecutiva de Funpres (otra organización aliada del banco), destacó el impacto que el programa Manos Unidas tiene más allá de la infraestructura en las escuelas.

El componente de habilidades para la vida se centra en resolución de conflictos, educación en valores e inteligencia emocional. Magaña dijo que con estas iniciativas han logrado lidiar también con situaciones de riesgo en algunos centros educativos.

Con apoyo de psicólogos preventivos y clínicos han facilitado orientación a jóvenes que se enfrentan a casos de violencia intrafamiliar, abuso escolar, depresión y otros. Este componente también ha beneficiado a otros sectores de las comunidades como padres de familia y profesores, ya que son incluidos en la atención de los psicólogos.

Manos Unidas por el Salvador nació en el año 2004 con apoyo de comunidades de salvadoreños en Estados Unidos. Desde esa fecha se han atendido a 140 mil jóvenes en 194 centros educativos.

Tras el recuento de los diez años de funcionamiento, los diferentes actores involucrados en el programa continúan la labor a favor de los jóvenes y buscan nuevos ámbitos de intervención.

Tanto las autoridades del Banco Agrícola como los salvadoreños en el exterior comparten el entusiasmo para ampliar el alcance del programa e incidir de forma positiva en las comunidades de escasos recursos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación