Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Balance trabajo-familia mejora productividad de las empresas

La ANEP promoverá este nuevo enfoque. La Organización Internacional del Trabajo, OIT, apoya y garantiza esta iniciativa privada.

El Comité Balance Familia y Trabajo, BFYT, de ANEP

Representantes de 10 empresas pioneras en la materia expusieron sus actuales estrategias para implementar este balance. | Foto por Leo González.

San Salvador, Viernes 02 de octubre de 2015

“El primer objetivo que hay que plantearse para ser socialmente responsable es entender a la familia del trabajador como un nuevo grupo de interés (“stakeholder”), y a partir de ahí, pensar la estrategia de RSE”, así resumió el día de ayer, Patricia Debeljuh, experta en Responsabilidad Familar Corporativa (RFC) el nuevo modelo de trabajo que se implementará por medio de la Asociación Nacional de la Empresa Privada, ANEP, en alianza con la fundación Emprepas, la OIT y 10 empresas pioneras del país.

Las declaraciones fueron parte de la presentación de resultados del primer proyecto de implementación del modelo de RFC para la región centroamericana, que inició con un grupo reducido de empresas con sede en el país.

Para la experta consultora existen suficientes argumentos sociales y económicos para justificar este cambio de paradigma, de acuerdo a sus investigaciones en Latinoamérica, la principal razón por la cual los colaboradores de una empresa deciden ir a laborar día a día a su lugar de trabajo es por el aprecio a sus seres queridos, su familia.

En ese sentido, Debeljuh advierte que el nuevo enfoque debe partir del supuesto que es la familia quien “presta” al trabajador a la empresa, y que de ahí nace una responsabilidad social de “en qué condiciones la organización lo devuelve a su hogar”.

Adicional a esto, la consultora remarcó el hecho de que es en el hogar donde se crea el capital humano y social de un país, y que la calidad de éstos depende en gran medida de las condiciones físicas y emocionales en que, principalmente los que son padres de familia, regresan a su casa para convivir con las personas que dependen económicamente de ellos, sus hijos, hermanos, abuelos, etc.

Mejora en productividad


Para el presidente de la ANEP, Jorge Daboub, el tema tiene un gran componente de competitividad laboral y productividad en los mercados, “con esto se asegura el futuro y sostenibilidad de las empresas en un contexto competitivo en la atracción y retención de nuevos talentos”, explicó.

Además, reconoció la importancia de que sea la misma Organización Internacional del Trabajo (OIT) la que avale y apoye este esfuerzo del sector empresarial del país.

La OIT ha sido clave para brindar soporte técnico y otorgar fondos necesarios para llevar a cabo todo un proceso de 3 etapas que ha permitido implementar satisfactoriamente el nuevo modelo de responsabilidad social para beneficiar a las familias de los colaboradores de las empresas que son parte de la alianza.

Implementación
Como primera etapa del proyecto  fue evaluado el estado actual de cada una de las 10 empresas participantes, en cuanto al grado de facilitación del equilibrio de vida laboral y familiar de los empleados, tan necesaria para mejorar la competitividad de las empresas de acuerdo a Emprepas.

A partir de los resultados presentados, en cada empresa dio inicio la segunda etapa que consistió en la  implementación de una de tres prácticas elegidas, de una lista que está incluida en los dos informes resultantes de la investigación realizada con los Indicadores Internacionales de Medición IFREI 2.0. Esta buena práctica fue implementada en el presente año.

La tercera etapa consistirá en la  elaboración de una Guía de buenas prácticas balance familia-trabajo, la cual será publicada en el año 2016 con el objetivo de animar a toda la comunidad empresarial a replicar la experiencia en sus negocios y lograr mejorar la productividad y calidad de vida de sus colaboradores.

 Estas etapas de estudio fueron realizadas por Patricia Debeljuh, directora del Centro CONFyE, en la Escuela de Negocios del IAE, Argentina, en las siguientes empresas: Almacenes Simán, Telus International, Pizza Hut, Universidad Francisco Gavidia, Asesuisa, Banco Davivienda, Disal, Farmacias San Nicolás, Aeroman y Del Sur.



Para asegurarse una ejecución de calidad, que contara con el respaldo de todos los agremiados, la ANEP decidió crear un Comité de Balance Trabajo-Familia que coordine todos los esfuerzos hacia dentro de la organización y que sirva de enlace con todas las organizaciones y empresas que son parte de esta alianza que cambiará significativamente la forma de hacer RSE.

El proyecto de 3 fases fue coordinado a través de la fundación salvadoreña especializada en promover el equilibrio entre vida laboral y familiar, Emprepas, con el respaldo de la OIT y  la Escuela de Negocios, IESE, de Barcelona, España, que permitió utilizar los indicadores IFREI 2.0, creados por el Centro Internacional de Trabajo y Familia, del Centro Investigativo, de dicha escuela de negocios; con el fin de medir científicamente el balance trabajo-familia en el ambiente laboral, mencionó la coordinadora del Comité Balance Trabajo y Familia de la ANEP, Lisette de Interiano.


En concordancia al Convenio 156 de la OIT
La Asociación Nacional de la Empresa Privada tiene el objetivo de facilitar a las empresas una práctica sistemática de  RSE con su público interno y además dar cumplimiento al convenio 156 de la OIT sobre la igualdad de oportunidades y de trato entre trabajadores y trabajadoras, “Trabajadores con responsabilidades familiares”.

Beneficiados
Con esta iniciativa se pretende beneficiar a 14,096 colaboradores y más de 56,384 familiares de éstos; entre hijos e hijas jóvenes, abuelos, hermanos y niños en edades de la primera infancia.
   
 Emprepas, es una fundación que promueve la Responsabilidad Social Empresarial, con acento en las áreas de ética en el gobierno de las empresas y los colaboradores.

Desde su fundación, Emprepas se perfiló como una organización sin fines de lucro, que busca la mejora de las empresas de todos los tamaños y sectores para tratar de fructificar las oportunidades en los tratados comerciales internacionales, siendo solidarios con los más necesitados.

Con esto se asegura el futuro y sostenibilidad de las empresas en un contexto competitivo en la atracción y retención de nuevos talentos. Jorge Daboub
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación