Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Bajo precio del petróleo es riesgo político de 2015

Países productores como Irán, Rusia y Venezuela elevan su riesgo

Los países productores de petróleo podrían aumentar su riesgo político tras la caída de los precios de esta materia prima. foto edh / archivo

Los países productores de petróleo podrían aumentar su riesgo político tras la caída de los precios de esta materia prima. foto edh / archivo

Los países productores de petróleo podrían aumentar su riesgo político tras la caída de los precios de esta materia prima. foto edh / archivo

La caída del precio del petróleo en el ámbito internacional es uno de los elementos que más influencia tendrá este año en el riesgo político, según el Mapa de Riesgo Político 2015 elaborado por la aseguradora británica Aon.

El riesgo es mayor para los países exportadores que atraviesan una creciente inestabilidad como Irán, Irak, Libia, Rusia y Venezuela.

El informe analiza la coyuntura de 163 países, sin incluir los pertenecientes a la Unión Europea (UE) y la OCDE y destaca que Irán, Irak, Libia, Nigeria, Sudán y Turkmenistán, productores de petróleo, presentan un riesgo político alto o muy alto.

Asimismo, asegura que el daño que pueden hacer los grupos extremistas en Oriente Medio y en África será aún mayor en aquellos países que no cuenten con la suficiente capacidad para absorber los impactos económicos que provocan.

Según el estudio, Egipto, Túnez y Marruecos, que deberían beneficiarse de unas importaciones de petróleo más baratas se enfrentan, sin embargo, a unos mayores riesgos de seguridad por la situación de vacío de poder en Irak, Libia y Siria.

También cita entre los riesgos políticos de ámbito global la inestabilidad y el impago de la deuda soberana en Ucrania y las correspondientes sanciones a Rusia, que debilitan las inversiones en ese país.

Respecto al último estudio han mejorado su calificación siete países: República Dominicana, Ecuador, Georgia, Laos, Panamá, Suazilandia y Zimbabue.

En cambio, han empeorado su calificación de riesgo Angola, Burkina Faso, Ghana, Guinea Conakry, Haití, Libia, Mozambique, Omán, Pakistán, República Centroafricana, Sierra Leona y Uganda.

Fernando Villarubia, uno de los directores de la aseguradora, dijo respecto a las empresas que están en Venezuela, que estas compañías ya son conscientes del riesgo que afrontan con su presencia en este país y añadió que lo normal es que su ritmo de inversión se mantenga.

Admitió que no hay muchas empresas españolas de reciente implantación y que las aseguradoras no quieren correr excesivos riesgos en Venezuela.

Aon analizó los riesgos políticos de 163 países con la medida de los niveles de riesgo derivados de la transferencia de divisas, el impago de deuda soberana, las interferencias políticas, las interrupciones de la cadena de suministro, los riesgos legales y regulatorios y la violencia política.

Además, desde hace dos años, analiza tres nuevos aspectos: la facilidad para hacer negocios, la vulnerabilidad del sector bancario y la capacidad de los gobiernos para ofrecer estímulos fiscales.

El futuro inmediato de los precios se juega en varias plazas. Una de ellas es Libia: los ataques aéreos que están sufriendo sus plataformas petrolíferas alimentan teóricamente una expectativa alcista de los precios por el temor a una rebaja de la producción de este miembro de la OPEP. La organización decidió el año pasado no meter la tijera en sus cifras de producción con el objetivo de defenderse con unos precios deliberadamente bajos del auge del esquisto en Estados Unidos.

El otro gran foco está en Irán. En este caso el efecto es el contrario. Los precios se destensan a la espera del resultado de las negociaciones que mantienen Irán y varios grandes potencias sobre su programa nuclear. Si de los contactos sale un acuerdo, Irán —miembro también de la OPEP— tendría vía libre para aumentar su producción.

La OPEP mantiene su producción diaria alrededor de los 30 millones de barriles.

Venezuela lucha por aumentar el precio del petróleo debido a que el 95 % de sus ingresos provienen de esta materia prima.

Juan Vicente Paredes Torrealba, embajador de Venezuela en Rusia, dijo en una entrevista a un medio ruso: "no queremos un precio de 200 dólares por barril (de petróleo), queremos un precio que nos permita preservar el poder adquisitivo del pueblo (venezolano)".

Venezuela enfrenta una presión social debido a la escasez de productos generalizados que está relacionado con las divisas que el país no puede obtener por la caída en el precio del petróleo.

Ayer se conoció que Nicaragua le paga petróleo con café, con tal de obtener alimentos que puedan suplir las necesidades de los venezolanos.

Desde mediados de febrero, el precio del barril de crudo Brent se ha estabilizado alrededor de los 60 dólares. Tras una segunda mitad del año 2015 de infarto, la cotización del oro negro ha entrado en un período de impasse después de la reacción alcista experimentada este año desde la cota de los 48 dólares. Un nivel al que se desplomó tras la caída histórica que sufrió el año pasado desde los máximos del mes de junio. Desde entonces ha perdido un 45 % de su valor.

El precio del petróleo de Texas (de referencia para América Latina) por su parte, subió ayer un 2 % y terminó en 51.53 dólares el barril en una jornada en la que el Departamento de Energía anunció un aumento de las existencias de crudo en Estados Unidos de 10.3 millones de barriles.

Al cierre de la sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York, los contratos futuros del WTI para entrega en abril subieron 1.01 dólares respecto al cierre de la sesión anterior.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación