Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Bajo crecimiento económico afecta más a las mujeres

En el caso de los hombres se mantiene consistente

Representantes de Fusades, durante la presentación del estudio. Foto EDH/cortesía

Representantes de Fusades, durante la presentación del estudio. Foto EDH/cortesía

Representantes de Fusades, durante la presentación del estudio. Foto EDH/cortesía

Representantes de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) presentaron ayer los resultados del estudio "Dinámica del mercado laboral de mujeres y hombres en El Salvador", el cual señala, entre varios aspectos, que el crecimiento económico impacta particularmente en la participación laboral de las mujeres.

Los resultados del estudio indican que la participación laboral femenina ha sido baja y, consistentemente, la mitad de la participación masculina en los últimos 15 años; sin embargo, señala también que una vez que la mujer se incorpora al mercado laboral, participa en la misma proporción que los hombres.

De acuerdo con las estadísticas del Banco Mundial, El Salvador cuenta con la tasa de crecimiento más baja entre los países centroamericanos. Este bajo crecimiento económico toma un rol muy importante en la creación de empleos.

A medida que se da más crecimiento, se esperaría que el desempleo disminuya; pero, aunque a nivel general el número de ocupados aumenta ligeramente, en el caso de las mujeres se ve más marcado y en el caso de los hombres, pareciese mantenerse constante. "Lo anterior sugiere que en momentos de crisis económica, las mujeres salen del mercado laboral, mientras los hombres se mantienen en él", destaca el estudio de Fusades.

De acuerdo con el documento laboral, ocho de cada diez mujeres permanecen inactivas, en su mayoría, por dedicarse al trabajo doméstico, en consecuencia, suelen mantenerse en ese estado la mayor parte del tiempo.

Según lo destaca el análisis, para las mujeres, el balance entre sus vidas laborales y sus responsabilidades en el hogar es determinante en la decisión de entrar y permanecer en el mercado laboral; por ello se les debe proveer una estructura de apoyo para el cuido de sus familiares, entre ellos las guarderías.

Otros de los insumos que se analizan son factores como la educación y acceso a remesas, los cuales influyen en la transición hacia estados laborales en el caso de hombres y mujeres.

Según se indicó, la educación, principalmente la secundaria y terciaria, es el factor más determinante en la transición hacia los estados laborales favorables y favorece la permanencia en ellos. También el acceso a remesas y otros ingresos inciden en la en la probabilidad de que las mujeres logren transitar en el mundo laboral.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación