Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Baja el consumo de salvadoreños

Las compras de salvadoreños son 40 % menores que las de C. A.

Pedro Argumedo, de Fusades, dijo en el evento que este año fue adverso para le economía. foto edh /rené quintanilla

Pedro Argumedo, de Fusades, dijo en el evento que este año fue adverso para le economía. foto edh /rené quintanilla

Pedro Argumedo, de Fusades, dijo en el evento que este año fue adverso para le economía. foto edh /rené quintanilla

El gasto en consumo se ha reducido en El Salvador, influenciado por la baja actividad económica del país, y siendo de las más notorias la caída en 6 por ciento en el segmento de la clase media.

En El Salvador y la región centroamericana, los consumidores muestran una tendencia a consumir más en los mercados informales y elegir productos de menor costo, según estudios presentados durante una reunión organizada por la Asociación de Distribuidores de El Salvador (Ades).

Mientras menor es la actividad económica, el poder adquisitivo de las personas y el consumo disminuye, fue una de las reflexiones que se trataron en la primera reunión de la industria de productos de consumo masivo.

Según un monitoreo, entre junio 2013 y julio 2014, en Centroamérica el valor de lo que consume la clase media ha disminuido en 6 %, mientras que las compras por cantidad de productos se han mantenido.

En los sectores con mayor poder adquisitivo, el valor de consumo ha crecido 5 %, pero la cantidad de productos comprados también subió en 9 %. La población con menores ingresos ha aumentado sus gastos en 2 % y las compras han subido 7 %.

Gálvez coincidió en que los consumidores gastan menos, pero señaló que hay un aumento en la cantidad de compras. Estimó que las personas destinan 183 días al año para adquirir productos de consumo masivo.

El consultor Alejandro del Valle dijo que El Salvador consume menos que sus vecinos de Centroamérica. Cada compra que se realiza es de $11 en promedio. Esto aplica para los productos de gaseosas, aceites, azúcar, carnes, lácteos y otros alimentos.

Como contraste, Del Valle mencionó que en Panamá el promedio de gasto en cada compra es de $15.

En nuestro país ya no se realizan grandes compras para surtir el hogar, sino que muchos consumidores adquieren algunos productos, gastando los $11 en promedio por cada visita a las tiendas o supermercados.

"El consumidor en El Salvador es más cauto", dijo el experto. Como muestra, el estudio realizado por la firma arrojó que comparando el período de 2010 a 2014, por cada dólar adicional que se ha gastado en Centroamérica, Panamá ha usado $1.60 mientras El Salvador solo consume $.060.

Panamá, sin embargo, es una economía más desarrollada que El Salvador según organismos internacionales; en ese país el salario mínimo es de $624 contra $242 del país.

De acuerdo a previsiones de crecimiento de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), Panamá cerraría este año con un crecimiento de 6.7 % del Producto Interno bruto (PIB).

Durante su intervención, la directora general de Kantar Worldpanel, Vivian Gálvez, dijo que otras influencias son los cambios en el cómo y dónde compran los consumidores de la región.

La conclusión de su estudio es que en Centroamérica las personas tienden a buscar marcas con precios más bajos (o presentaciones a granel sin marca) y a comprar a través de canales tradicionales o informales (tiendas de barrio o mercados).

La compra a través de canales tradicionales ha crecido 5 % en la región, mientras que los canales modernos (supermercados y similares) ha bajado 7 %, dijo la investigadora.

Gálvez mencionó que en valor (dinero gastado) se ha reducido el consumo, pero que en unidad, se consumen la misma cantidad productos o incluso más.

Además, señaló que el 55 % del consumo a través de tiendas y mercados se trata de alimentos y bebidas, un rubro en el que las personas de menores ingresos no pueden permitirse reducir los gastos de forma drástica.

La directora de Kantar recomendó a los distribuidores de productos de consumo masivo apostar por la innovación de los productos, con activaciones efectivas, y la fomentar la lealtad de los consumidores. Esto último a través de presentaciones más pequeñas o de menor costo y presencia en los canales de consumo que demandan los clientes.

Proyección local

El presidente de Ades, Rodrigo Zablah, dijo que debido a las diferentes problemáticas que enfrenta la sociedad salvadoreña han experimentado una reducción en ventas de cerca de 5 %. Sin embargo dijo que aún no han realizado estimaciones sobre las cifras con que cerrarán este año.

Entre los retos señaló la inflación de los productos agrícolas. "El frijol le cuesta el doble (al cliente), entonces algo deja de consumir", explicó.

Zablah también señaló que la inseguridad limita la actividad de este sector. En muchas zonas urbanas los camiones distribuidores no pueden ingresar debido al acecho y restricciones impuestas por las pandillas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación