Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

A.L. aumenta su dependencia de gasolina EE. UU.

La región intentó obtener suministros de Asia, pero aún depende de los combustibles de ese país

HOUSTON, EE. UU. América Latina duplicó en los últimos cinco años la compra de combustibles de Estados Unidos para mantener sus economías en marcha y la dependencia sigue creciendo pese a las enormes reservas petroleras de la región.

Una red de refinación desactualizada e insuficiente para atender el extraordinario aumento de la demanda doméstica de productos como la gasolina y el diésel impulsa la importación, que está presionando las balanzas de pago de los países.

La mayoría de naciones de A.L. aún depende de EE. UU. para suministros clave para sus economías. El aumento de la dependencia latinoamericana ocurre en momentos en que Estados Unidos está reemplazando importaciones de crudo con producción propia y tiene un creciente excedente de refinados para exportar debido a la desaceleración de su demanda interna.

Los 12 mayores importadores de combustibles estadounidenses en Latinoamérica compraron un promedio de 1.36 millones de barriles por día (bpd) este año, más del doble de los 657,000 bpd que adquirieron en 2008, según la Administración de Información Energética (EIA).

Al mismo tiempo, los despachos de crudo de los principales productores regionales -México, Venezuela, Ecuador, Brasil, Argentina y Perú- a Estados Unidos cayeron un 18.6 % a 2.4 millones de bpd. Solo Colombia logró un alza significativa en sus exportaciones al norte. La factura acumulada por los 12 mayores importadores de la región fue de unos 65,000 millones de dólares en el 2012 a precios de mercado, lo que representa alrededor de un 6 % de sus ingresos por exportaciones, según datos de los bancos centrales, contra un 3.4 % del 2008. —Reuters

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación