Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Arranca carrera por petróleo iraní pese a sanciones aún vigentes

La industria ya busca futuras oportunidades para hacer negocios y regresar al país del Golfo Pérsico.

TEHERÁN. Empresas petroleras de todo el mundo se lanzaron ya sin disimulo y con todo vigor a la carrera por ingresar en el mercado de los hidrocarburos iraníes pese a que aún no se conoce si finalmente habrá un acuerdo sobre el plan nuclear del país asiático que levante las sanciones que lastran su economía.

Desde que el pasado día 2 de abril Irán y las potencias del Grupo 5+1 (Estados Unidos, China, Francia, Reino Unido, Rusia y Alemania) anunciaran haber llegado a un principio de acuerdo para garantizar que el programa nuclear iraní sea exclusivamente pacífico a cambio del fin de las sanciones, que afectaron particularmente al sector del petróleo iraní, la principal fuente de ingresos de su economía.

La reacción inmediata y entusiasta de la industria petrolera internacional hacia la posibilidad de regresar al país asiático los ha situado entre los más convencidos y los más deseosos para que ese pacto llegue a convertirse en realidad.

La perspectiva de poder entrar en un país que posee el 10 % de las reservas probadas de petróleo del planeta y casi un 20 % de las reservas de gas natural ha sido demasiado atractiva para un sector siempre ávido de oportunidades.

La italiana ENI ha sido la última de una cada vez más larga lista de petroleras de primer nivel que han expresado su interés por regresar a este mercado, abandonado por casi todas ellas tras la entrada en vigor en 2010 de las draconianas sanciones impulsadas por EE. UU. y la Unión Europea y refrendadas por Naciones Unidas.

Total, de capital francés y la anglo-holandesa Shell son otras de las mayores empresas que también se han puesto en la línea de salida estos días con expresiones públicas de interés por entrar en Irán, mientras que la rusa Lukoil ha dado un paso más y ya reabrió sus oficinas en la capital persa.

Todas estas empresas ya operaron en Irán antes de la entrada en vigor de las sanciones.

Muy por delante de todas ellas, sin embargo, se sitúan las empresas chinas e indias, que nunca abandonaron del todo el mercado iraní pese a las sanciones y que ahora buscan incrementar su presencia allí.

Esta lealtad hacia el petróleo iraní pese a las sanciones ha sido correspondida por el Gobierno de Teherán, quien por boca de su ministro de Petróleo, Bijam Namdar Zangané, anunció que la relación "estratégica" con Pekín continuará a largo plazo incluso cuando se llegue a un acuerdo nuclear con Occidente.

En la actualidad y, pese a las sanciones, China tiene en Irán a su tercer mayor suministrador de crudo, que le vende casi el 12 por ciento de su consumo anual.

India, por su parte, envió una delegación de diplomáticos, empresarios y técnicos del sector petroquímico de ese país la cual se encuentra en este momento en Irán en busca de posibilidades para inversión.— EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación