Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Argentina planea nuevo canje deuda

b Busca evitar embargos de acreedores litigantes

Los embargos que Argentina busca esquivar rondan los $907 millones. Foto EDH / Archivo

Los embargos que Argentina busca esquivar rondan los $907 millones. Foto EDH / Archivo

Los embargos que Argentina busca esquivar rondan los $907 millones. Foto EDH / Archivo

BUENOS AIRES. El ministro de Economía Axel Kicillof anunció ayer martes que Argentina iniciará un proceso de canje de su deuda reestructurada para pagarla bajo la ley local y así evitar eventuales embargos de acreedores litigantes, tras un fallo adverso de la justicia de Estados Unidos.

"Estamos iniciando los pasos para iniciar un canje de deuda para pagar en Argentina y bajo la ley argentina", dijo Kicillof en una declaración a la prensa en el Ministerio de Economía.

La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó el lunes la apelación de Argentina a fallos de tribunales inferiores que habían ordenado pagar unos 1,500 millones de dólares a fondos de inversión de alto riesgo que poseen bonos argentinos en cese de pagos desde 2001.

El tribunal también estableció que los acreedores podían usar las cortes estadounidenses para forzar a Argentina a revelar dónde tiene bienes en el mundo para después embargarlos como garantía de pago.

La estrategia anunciada por el ministro apunta a evitar que sean embargados unos 907 millones de dólares que Argentina debe pagar el 30 de junio a los bonistas que accedieron a una fuerte quita de capital en dos canjes de deuda en 2005 y 2010.

El funcionario advirtió que si el país se viera obligado a pagar a los llamados "fondos buitres" tal como lo establece el fallo de primera instancia del juez de Nueva York Thomas Griesa, ratificado la víspera por la Corte, "el país se vería empujado a un default".

Explicó que ese pago habilitaría a los bonistas que aceptaron los títulos reestructurados —un 92 % del total— y a otros que no lo hicieron pero tampoco demandaron al país, a reclamar el mismo trato, con lo cual Argentina tendría que enfrentar al corto plazo una erogación equivalente a más de la mitad de sus reservas internacionales, que rondan los 29,000 millones de dólares.

"Algunos dicen que hay que negociar con los buitres, pero los buitres son buitres porque no negocian... si estuvieran en condiciones de negociar lo hubieran hecho como el resto de los bonistas", apuntó Kicillof.

Adelantó que el gobierno ha instruido a sus abogados en Estados Unidos a que se presenten ante el juez Griesa "para ver a qué se refiere en su fallo con que no quiere empujar al país en el default".

"Por más que este fallo sea desfavorable que quede claro que no estamos dispuestos a hacer cualquier cosa, a arreglar bajo cualquier condición, a aceptar condiciones exorbitantes", dijo Kicillof.

El ministro sostuvo que "Argentina no puede pagar todo junto ya" como lo ordena el fallo del juez neoyorquino y aseguró que el objetivo del gobierno es "seguir pagando los vencimientos de su deuda reestructurada". —AP

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación