Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Argentina con peso devaluado y sin dólares

Luego de mantenerlo artificialmente fuerte por años, el Gobierno ha acelerado desde 2013 la depreciación de la moneda.

Las divisas impactan costos de productos e insumos importados. Foto edh /archivo

Las divisas impactan costos de productos e insumos importados. Foto edh /archivo

Las divisas impactan costos de productos e insumos importados. Foto edh /archivo

BUENOS AIRES. Las reservas del Banco Central cayeron más de un 30 por ciento desde inicios de enero del 2013 por sus transferencias de recursos al Tesoro para que honre su deuda en divisas, y sus constantes inyecciones de dólares para mantener el funcionamiento la economía y frenar la devaluación del peso.

Los bonos argentinos también cayeron con los inversores alejándose de los activos de alto riesgo. El riesgo país argentino subió 25 puntos básicos a 977, medido por el índice EMBI+ de J.P. Morgan.

La tercera economía latinoamericana está sufriendo por la escasez de dólares debido a la debilidad de sus exportaciones, un pobre nivel de inversión externa por la desconfianza en su economía y la falta de acceso a los mercados de crédito internacional desde su enorme cesación de pagos del 2002.

El superávit comercial del país se hundió un 67 por ciento interanual en diciembre a 272 millones de dólares, anunció el Gobierno. En todo el 2013 retrocedió 27 por ciento.

El jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich, dijo a periodistas que la caída de la moneda local se debe a las fuerzas de la oferta y la demanda. "No ha sido una devaluación inducida por el Estado, en definitiva para aquellos amantes del libre mercado, la oferta de divisas es la que se expresó ayer (miércoles) en el mercado de cambios", afirmó.

El mercado es regulado por el Gobierno a través de un estricto control de cambios que impuso a fines del 2011 para frenar una fuga de capitales. Las empresas autorizadas para adquirir divisas en la plaza, mayormente para operaciones de comercio exterior, deben contar con permiso de la agencia impositiva estatal.

En cambio, los ahorristas e inversores que quieran protegerse de la alta inflación en el país deben adquirir divisas en el mercado negro, donde el peso vale 70 por ciento menos.

En el mercado negro, el peso cayó 7,2 por ciento a 13,10 unidades por dólar, acumulando un retroceso del 23,4 por ciento en el año. "El mercado está tomado. No hay vendedores y hasta tanto no se estabilice el valor del (mercado) mayorista no vamos a tener una punta (valor) certera", declaró un operador bajo condición de anonimato. —Reuters

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación