Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Argentina busca negociar pagos a sus acreedores

b Representantes argentinos buscarán diálogo en Nueva York para evitar cesación

Argentina enfrenta una posible crisis debido a la deuda con los acreedores. Foto EDH/ Archivo

Argentina enfrenta una posible crisis debido a la deuda con los acreedores. Foto EDH/ Archivo

Argentina enfrenta una posible crisis debido a la deuda con los acreedores. Foto EDH/ Archivo

La presidenta argentina, Cristina Fernández, dijo ayer viernes que su Gobierno está dispuesto a negociar con todos sus acreedores, incluidos fondos en Estados Unidos que no reestructuraron su deuda, pero en las mismas condiciones que aquellos que aceptaron canjes después de una masiva cesación de pagos en 2001.

Durante un acto público, la mandataria insistió en que el país sudamericano quiere honrar sus obligaciones financieras con el 100 por ciento de los acreedores.

Argentina necesita encontrar rápido una solución luego de que la Corte Suprema de Estados Unidos no accedió a escuchar una apelación de un fallo anterior, lo que en la práctica le obliga a pagar a los tenedores de deuda que no participaron en la reestructuración, algo a lo que hasta ahora se ha resistido.

Fernández dijo que se le pedirá al juez de distrito de Nueva York Thomas Griesa, quien lleva el caso desde hace más de una década, que "genere condiciones de negociación justas".

Se busca "llegar a un acuerdo que sea beneficioso e igualitario para el 100 por ciento de los acreedores. Porque hay normas que cumplir y leyes que respetar aquí y también en el país donde se dictó la sentencia", sostuvo durante la celebración del "Día de la Bandera", en un tono moderado que contrastó con una dura retórica anterior.

El 30 de junio Argentina debe realizar en Estados Unidos un pago de su deuda reestructurada.

Pero si no llega a un acuerdo, el dinero sería embargado por la justicia para cumplir con pagos por 1,330 millones de dólares a los fondos de cobertura que mantienen deuda no reestructurada.

Ese escenario implicaría técnicamente una nueva cesación de pagos al incumplir los compromisos con los acreedores que aceptaron los canjes de deuda en el 2005 y el 2010, después de la cesación de pagos de unos 100,000 millones de dólares en 2001-2002. Los canjes fueron aceptados por el 92.4 por ciento de los acreedores. "También queremos cumplir con los que no ingresaron" a la reestructuración, dijo Fernández. "Argentina, como siempre, va a estar dispuesta a dialogar". —REUTERS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación