Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En 16 años se han acumulado $2,000 millones de rentabilidad

b El sistema privado genera ganancias a los trabajadores mientras que el sistema público generó deuda al Estado

Los $7,549 millones que han acumulado los trabajadores como un ahorro privado desde 1998 hasta la fecha han generado una rentabilidad o ganancia de $2,000 millones, según datos de la Asociación Salvadoreña de Administradoras de Fondos de Pensiones (Asafondos), que se ha logrado "aún con las limitaciones" que tienen las leyes que los rigen.

Las ganancias de hoy contrastan con los números que el Gobierno logró mientras el sistema público operó a través del Instituto Nacional de Pensiones de los Empleados Públicos (INPEP) y del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS).

A pesar de que estas dos instituciones iniciaron su trabajo desde 1669 y 1975, solo acumularon $343 millones en reservas técnicas con las que pagarían sus obligaciones previsionales de 500 mil afiliados.

Además, por ser un sistema estatal, el dinero que se acumulaba iba a la bolsa grande del Estado y éste podía usarlo como quisiera.

Como era de esperarse el dinero se acabó y el Estado contrajo una deuda de más de $11,000 millones que, de acuerdo con cálculos recientes, se estima que ahora es de $16,000 millones, que el Gobierno está obligado a pagar a quienes se jubilen bajo la sombrilla de ese sistema.

Esta es la principal razón por la que el legislador Edwin Zamora cree que el país no debe regresar a un sistema de reparto, que generó un enorme déficit a las finanzas públicas.

El beneficio del nuevo sistema, dice Zamora, es que "cada persona sabe el dinero que tiene en su cuenta personal y solo debe velar porque éste aumente en su rentabilidad".

En la Asamblea Legislativa los diputados tienen en sus manos un diagnóstico que incluye opciones de regresar al sistema público y de hacer cambios en los años de cotización y jubilación.

Sin embargo, Zamora aseguró que en una reunión con el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, les dijo que ninguna de esas opciones se implementaría porque no resultan convenientes para el país.

De acuerdo con el nuevo gabinete económico de Salvador Sánchez Cerén, el tema será discutido a través de una mesa nacional en la que participen todos los involucrados en el tema.

Así, las reformas se aprobarían por consenso y sería un acuerdo de nación.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación