Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ANEP: "el pecado del arbitraje es que es justo"

El arbitraje es un mecanismo rápido y justo que evita pasar por los tribunales.

Para el presidente de la ANEP está claro por qué el Gobierno no quiere incluir el proceso de arbitraje en el contrato de licitación para la generación de los 355 MW.

"El pecado del arbitraje es que resuelve de manera justa, y muchos de los funcionarios hacen las cosas de forma incorrecta y por lo tanto no les gusta", dijo. "El problema no es el arbitraje", agregó.

Según el funcionario, un arbitraje es un mecanismo de resolución de conflictos que se ejecuta de manera rápida, expedita y transparente, y con la que no se necesita llevar casos al sistema judicial, que muchas veces se presta a la corrupción.

Por tanto, para Daboub, el hecho de que no se quiera incluir un arbitraje en el proceso "es una mala señal", que aleja a los participantes y por tanto la competencia disminuye y al final del proceso, se le entrega un proyecto a una empresa que probablemente tenga precios altos.

Daboub lamenta que este tipo de situaciones se sigan dando en torno a los procesos de licitación, pues cree que envía malas señales a los inversionistas.

Mencionó que este no es el único caso de licitación en el que las trabas han sido el denominador común.

El proceso para licitar la presa hidroeléctrica El Chaparral también ha presentado problemas que a juicio de Daboub, deben ser investigados por la Fiscalía. "El Chaparral huele mal", acotó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación