Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Amenazan con cerrar fronteras este viernes

Los transportistas quieren protestar por los nuevos atrasos en las aduanas. Dicen que fue decidido con gremiales de la región

Dos semanas duró el último cierre de fronteras de gran envergadura, que afectó a todas las aduanas. Foto EDH /Archivo

Transportistas de carga anunciaron que para este día viernes preparan un cierre de fronteras en protesta por los atrasos de aduanas que han empeorado en el último mes. Una espera de dos horas para cruzar entre El Salvador y Guatemala se ha extendido a más de 12 horas.

Varios transportistas expresaron su malestar e insistieron en que buscan hacer una medida de presión para que el Ministerio de Hacienda supervise y corrija la ineficiencia en las aduanas.

El cierre afectará a todas las fronteras entre Guatemala y El Salvador, las cuales están experimentando grandes atrasos en el último mes.

El paso por la frontera El Amatillo es el más congestionado, expresaron los transportistas. Desplazarse hacia otras aduanas no es una opción ya que otras, como el caso de Anguiatú, también acumulan largas colas.

Al ser consultado sobre esta medida el presidente de la Asociación Salvadoreña de Transportistas Internacionales de Carga (ASTIC), Raúl Alfaro, dijo que "ellos ya no soportan esto. Ellos tienen todo el derecho, si a los que sufren, a los que mal comen, roban y golpean son a los transportistas. Si ellos dicen aquí paramos, paramos".

Alfaro dijo que no había sido notificado de la decisión de cerrar las fronteras, pero en caso de iniciar la medida, su gremial la apoyará.

Fredy Méndez, uno de los transportistas que realizaba su espera en la frontera Anguiatú dijo que la decisión fue tomada con gremiales salvadoreñas y cuentan con el apoyo de la Federación Centroamericana de Cámaras de Transportistas (Fecatrans).

"La idea es hacerlo cuando haya turismo. Que vea la gente, porque ya se hicieron demandas a la gente de Hacienda. Estamos esperando ver qué solución da, pero esto no se mira claro", añadió Méndez.

Por su parte, el también transportista Julián García lamentó que de realizarse el cierre de fronteras y llamar la atención de Hacienda, no todos los problemas serán resueltos en el corto plazo.

"Esto no tiene solución. La corrupción nunca se va a combatir. Vivimos en un país pobre y cualquiera se vende por un par de dólares", concluyó.

El último cierre de fronteras de gran envergadura ocurrió a principio de enero 2014. En esa ocasión los transportistas protestaron por la implementación de un escáner de rayos X en El Salvador y el cobro de $18 que se realizaba a los conductores por ese servicio.

El paso fue bloqueado durante dos semanas en todas las fronteras. La acción dejó pérdidas por $50 millones, según estimaciones de la Corporación de Exportadores de El Salvador.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación