Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Se agudiza la crisis en las aduanas Fallos en Aduanas afectan a particulares, turistas e industria

El bloqueo en los puestos fronterizos afectó ayer no solo el transito de mercancías, sino también de turistas

Se agudiza la crisis en las aduanas Fallos en Aduanas afectan a particulares, turistas e industria

Se agudiza la crisis en las aduanas Fallos en Aduanas afectan a particulares, turistas e industria

Se agudiza la crisis en las aduanas Fallos en Aduanas afectan a particulares, turistas e industria

Elena Cruz, de 72 años, y su hermana Carlota Cruz, de 57 años, salvadoreñas, tuvieron que cruzar a pie la frontera de El Amatillo ayer por la mañana para entrar a El Salvador.

Ambas son comerciantes que siempre van a Honduras a vender algunos productos; y unas de los tantos afectados con el cierre de fronteras. Aunque hacen uso de mototaxis, a su edad se les dificulta caminar, sobre todo con su mercadería.

Desde las 9:00 a.m. de ayer, el paso vehicular por la frontera El Amatillo, entre El Salvador y Honduras, es nulo, luego que los transportistas de carga pesada de Honduras y Panamá decidieron bloquear el paso en protesta por un cobro aduanal de $18 por rayos X a la carga.

Los camioneros cruzaron sus unidades en la zona limítrofe de ambos países y lo hicieron en el antiguo puente. El cierre contempla el no dejar pasar vehículos de ningún tipo, es decir, buscan afectar el transporte internacional de pasajeros, el tránsito de particulares y, obviamente, el comercial.

Entre lunes y ayer, temprano por la mañana, los transportistas habían iniciado un autobloqueo, es decir que por voluntad propia y por la negativa de cancelar los $18 que la aduana de El Salvador les exige en concepto del uso del escáner de contenedores, se negaban a pasar la frontera y habían estacionado a orillas de la vía sus vehículos pesados. El problema fue similar en La Hachadura.

El cobro generó malestar entre los transportistas, pues inicialmente el "impuesto" se le cargaría, vía electrónica, al dueño de la mercadería, según los transportistas.

El problema es que el servicio por el cual están cobrando en Aduanas no funcionó, y se los está aplicando directamente a los transportistas.

Hasta la tarde de ayer, la fila de camiones alcanzaba los siete kilómetros del lado salvadoreño, desde la pluma hasta el desvío San Carlos. Del lado hondureño, la situación es similar.

El problema se hizo más grande cuando cerraron el paso a particulares y turistas.

Luisa Mendieta que iba a Costa Rica, acompañada de otras personas, lamentó que no los dejaran pasar en el carro, solamente a pie.

Hasta un poco antes de la 1:00 de la tarde había al menos tres buses de transporte internacional de pasajeros tratando de pasar la frontera.

Otros afectados fueron la nicaragüense Scarlet López, y Carlos Peñate, quien iba de San Salvador a Costa Rica, por trabajo. Ambos lamentaron situaciones que en nada benefician la imagen del país y los costos en que incurrirían.

Tras el cierre total de la frontera se registraron los primeros problemas con los particulares afectados. Apenas había iniciado la acción, cuando un carro particular con placas hondureñas, en el que viajaban dos hombres y una mujer con un bebé de seis meses hacia El Salvador, intentaron pasar por la fuerza, generando un conato de golpes los conductores. El conductor del particular, incluso, agredió a un fotoperiodista de este medio, cuando este intentaba captar imágenes. Los transportistas impidieron que el hondureño le arrebatara el equipo al periodista.

Edgardo Membreño, representante de los transportistas de Honduras, dijo que no cederán hasta que el gobierno salvadoreño diga que la suspensión es definitiva. "Aquí seguiremos hasta tener una verdadera solución, es hoy, o nunca", dijo.

Pero el autobloqueo de los transportistas también ha generado inconvenientes a los conductores de los furgones que, en muchos casos, están desde el sábado anterior en la frontera El Amatillo. Aseguran que están sobregirados en el presupuesto que les habían asignado para cubrir la ruta por la que les contrataron.

Dicen que tienen un incremento de 45 dólares al presupuesto que están acostumbrados a gastar, que pagan un dólar por darse un baño en uno de los comedores o parqueos de la frontera. Hasta los mototaxistas dicen estar perdiendo 30 dólares por día.

Luis Garreo es un transportista costarricense que a la vez se ha vuelto "corresponsal" de la radio Colombia de Costa Rica. A cada instante da informes de cómo está la situación en El Salvador con los bloqueos en las fronteras.

Mientras tanto, al occidente del país, los motoristas de cabezales que pretendían salir o entrar a El Salvador a través de la frontera de San Cristóbal, en Santa Ana, confirmaron que levantarían el paro cuando se suspenda el cobro de $18.

El presidente del Consejo Centroamericano de Transportes y de la Asociación de Transportistas Internacionales, esta última en Guatemala, Julio Juárez, expresó que no se oponen a las medidas de control que El Salvador quiere implementar.

"No queremos pagar el tránsito internacional porque afecta al bolsillo de los choferes y afecta sus viáticos. Si El Salvador se beneficia con sus controles, pues el gobierno que lo pague", demandó el presidente del consejo.

Aclaró que lo que pretenden es que todo furgón que ingresa a El Salvador pague, pero como su destino es otro país, no deberían de cancelar lo que exige el gobierno salvadoreño pues la mercadería solo va en tránsito.

La situación no solo ha generado inconvenientes a los traileros; sino también a las personas que usan esa frontera y los buses con turistas.

El motorista de uno de ellos, Jorge Villatoro, expresó que el lunes a las 6:00 de la tarde ya no pudo ingresar a Guatemala con 49 turistas que iban a El Salvador.

Otro bus con 35 personas también quedó atrapado en la protesta de los conductores de furgones.

En La Hachadura tampoco puso pasar un grupo de turistas que venían de Antigua Guatemala, según confirmó a una agencia turoperadora.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación