Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Agricultores y el MAG difieren en pérdidas por sequía

El titular del Agricultura afirmó que no hay pérdidas en la cosecha postrera y que los datos que la cartera de Estado emitió durante el período de sequía se mantienen igual hasta la fecha.

La situación de los agricultores en el campo es complicada, ya que hay quienes no tienen ni para su comida.

La situación de los agricultores en el campo es complicada, ya que hay quienes no tienen ni para su comida. | Foto por archivo

La situación de los agricultores en el campo es complicada, ya que hay quienes no tienen ni para su comida.

Por segunda ocasión en este mismo año, el Ministro de Agricultura y Ganadería (MAG), Orestes Ortez, volvió a restar importancia a las cifras sobre las pérdida de las cosechas que han registrado los agricultores locales, afirmando que lo mucho que se ha perdido es el 20 % de la producción y no el 42% que los productores reportan.

Según los representantes del sector agrícola, alrededor de un 42 % de la cosecha de granos básicos se perdió a causa de la sequía y luego, por el exceso de lluvias. Para el Ministro, tampoco la humedad ha dañado las siembras.

De acuerdo con el Ministro, los datos de las pérdidas que emitió la cartera de Estado aún en periodo de sequía, son los mismos que se mantienen hasta la fecha, dado que para esa época solo se siembra en una ocasión y el exceso de lluvia no ha provocado mayores daños, por lo que considera que no hay ninguna variación.

“Lo que dijeron ayer es cualquier cosa, eso no corresponde con la realidad del país. No hay pérdidas en la postrera, eso es más especulación”, apuntó Ortez.

Las contradicciones

Los datos reflejados por el MAG indican que la pérdida de la producción en maíz se mantiene en 4.7 millones de quintales y 60 mil quintales de frijol, según sus propios registros estadísticos.

Sin embargo, los agricultores sostienen que las pérdidas son mucho más graves de lo que Orestes Ortez lo plantea.

Representantes de la Asociación Cámara Salvadoreña de Pequeños y Medianos Productores Agropecuarios (Campo), dijeron que sus estadísticas se basan en recopilación de datos en las zonas afectadas y estas alcanzan los 11.6 millones de quintales de maíz, 690 mil quintales de frijol y 599 mil quintales de sorgo.

Los agricultores y el ministro también difieren en el número de manzanas afectadas con el cambio climático. Campo señaló que han sido 298 mil manzanas dañadas y el MAG dice que apenas suman 90 mil.

Esta no es la primera vez que el MAG sale al paso señalando que los datos de las gremiales no son certeros y que además provocan especulación. En julio de este mismo año, Ortez salió defendiendo los mismos datos de pérdidas que mencionó ayer.

El Ministro informó el pasado 15 de julio 2015 sobre la cantidad de las cosechas que habían sido dañadas, cuando aún el país se encontraba en medio del segundo periodo de sequía. A partir de ese momento los datos oficiales no han experimentado ninguna variación.

Contradicción en el MAG

Las declaraciones brindadas por el Viceministro de Agricultura, Hugo Flores, respecto a la afectación del temporal de lluvia en los cultivos, ponen en tela de juicio los señalamientos del Ministro Orestes Ortez.

A finales de octubre el viceministro de la cartera de Estado declaro a los medios de comunicación que las lluvias podían afectar el rendimiento de la producción de frijol que rondaría entre el 6 y 9 %.

Pese a que también minimizó los daños indicando que sería “una afectación mínima en la actividad agrícola”, los datos previstos por Hugo Flores no han sido reflejados por el MAG.

Datos inactuales

Para los representantes del sector agrícola esto es una muestra de que los datos oficiales no son reales, sino muestras tomadas desde oficinas.

“El problema es que ellos hacen el dato de las primeras lluvias y se quedan con ese dato, así como hicieron con la sequía en el caso del maíz, de los primeros datos no pasaron”, señaló el presidente de Campo, Luis Treminio.

De acuerdo con los productores asociados a Campo, el frijol tuvo una severa disminución cuando entró el invierno debido a factores como la contaminación de enfermedades del fango en las plantas y además por los altos niveles de humedad que estaban arrasando con algunas que ya estaban listas para cosechar.

Lo que preocupa al sector agrícola, lejos de que los funcionarios de gobierno continúen contrariando su realidad, es que los salvadoreños tendrán una disminución de alimentos de origen local y al final continuaran pagando precios más elevados en su canasta básica.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación