Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Advierten que importadores de arroz tratan de relegar a la producción local

Los agricultores señalan que los precios que quieren pagar los industriales no cubren sus costos

Importadores de arroz

Los productores de arroz resienten que no se haya firmado convenio con industriales

Importadores de arroz

Los productores de arroz local resienten que el convenio que mantienen con el sector agroindustrial, que  garantiza la compra del producto local  por encima del grano extranjero, no se este respetando.
Según lo han manifestado representantes de agricultores de la zona de Zapotitán, en La Libertad, durante los últimos meses se han mantenido a la expectativa de tener acercamiento con los industriales para determinar el precio al cual les comprarían este año la producción de arroz. Pero, pese a que ha comenzado a salir parte de la cosecha no se ha determinado un precio, y la industria quiere comprar a menor precio que el año anterior.
Años atrás los industriales se habían mantenido comprando el arroz granza entre los $18 y $20, pero este año, alegando que el precio de mercado internacional es más bajo, quieren que los productores locales les vendan a menor precio.
De acuerdo con Ever Ochoa, un productor del departamento de La Libertad, desde hace meses han esperado por un acuerdo en firme para poder vender la producción de arroz que ya comenzó a salir en junio, pero los industriales que se han acercado a comprar solo les ofrecen entre $13 y $15 por quintal. “Nosotros no podemos vender a ese precio”, apuntó el productor.
Pero no solo por razones de mercado se ha tratado de reducir el precio de los locales.
Según comentó el representante de los agricultores, si el laboratorio puesto por la Bolsa de Productos y Servicios de El Salvador (Bolpros), saca muestras de la cosecha y  esta no llena los requisitos exactos de impureza, rendimiento y humedad, también por esto les quieren reducir más el precio.
Tal como lo indican, el arroz granza debe cumplir con un 3 % de nivel de impureza, 68 % de rendimiento y 18 % de humedad.
“En años anteriores se ha pactado el precio, se ha firmado el convenio y posterior a eso el Ministerio de Agricultura y Ganadería, Economía y Hacienda han permitido que los industriales puedan tener el beneficio de importar producto sin arancel, pero hoy si sale un arroz malo lo mandan a auditoría y el agricultor no gana”, señaló el productor.
Pero por si fuera poco que se le este poniendo “peros” a la producción local para poderla comprar, los agricultores  señalan que de manera extra oficial se han enterado que hay empresas industriales que están trayendo arroz sin haber cumplido con el convenio.
Esto no solo les genera molestia sino que les hace sospechar que esto puede ser parte de un plan para relegar la producción local.


Argumentan que precio no cubre costos
Uno de los problemas más graves, según los agricultores, es que ellos no pueden vender más barato porque se quedan sin recuperar su inversión y sin obtener ganancia.
De acuerdo con los datos de los productores, por cada hectárea que siembran para producir 150 quintales, ellos deben invertir $2 mil, más los gastos que tienen que realizar con los cosechadores y recolectores que suman $230 adicionales.
Es decir que al obtener un pago de $15 por quintal, los productores logran sacar $2,250 por hectárea, lo que les dejaría como ganancia únicamente $20.
Pero adicionalmente, según lo señalan los productores de arroz, deben esperar hasta 2 o 3 meses para recibir el pago de la industria, lo que al final de cuentas les termina generando perdidas.
Según lo comentan, muchos de ellos por necesidad de obtener dinero terminan vendiendo el producto al precio que les quieran imponer, pero esto pone en riego la producción local.
Según lo establece el convenio  para la Comercialización del Arroz Granza, que se creó el 11 de agosto del año 2000, este era un mecanismo de comercialización de arroz granza a nivel nacional, que permitía a los agricultores certidumbre en el precio y garantía en el pago oportuno; y a los industriales, un suministro adecuado de materia prima nacional, incentivando a los industriales a consumir de manera preferente la producción nacional.
“Antes tenían que comprar el 100 % del producto nacional a precio razonable y le permitía al agricultor tener un margen de ganancia, pero hoy se está poniendo en detrimento la agricultura local. Este convenio daba certeza al agricultor salvadoreño”, señalan.
Según apuntó la diputada Karla Hernández, del partido Arena, lo preocupante de esta situación que pasan los agricultores es que se está sentando un mal precedente. “Nuestros sectores no tienen las mismas condiciones que los mercados internacionales”, apuntó.
De acuerdo con Hernández, se ha dejado pasar mucho tiempo para establecer un precio, ya que esto debió haberse realizado en marzo pasado, pero “no ha habido voluntad política”, según lo declaró.
Este proceso de comercialización se realiza a través del mecanismo de la Bolsa de Productos y Servicios, pero es supervisado por representantes de los productores, representantes de los industriales y el Ministerio de Agricultura y Ganadería.
Según lo declaró la diputada, los agricultores locales pueden verse obligados a vender el producto a los industriales ya que ellos no cuentan con las condiciones para poder ir a venderlo al mercado, ya que el arroz granza requiere de un proceso complejo para llevarse a comercialización.
Los agricultores han manifestado que de no llegar a un acuerdo con los industriales y el Ministerio de Agricultura tomarán las medidas necesarias para que se les escuche, ya que son miles de familias las afectadas.

En años anteriores se ha pactado el precio, se  ha firmado el convenio y posterior a eso se ha permitido importar arroz a los industriales. Ever Ochoa, productor de arroz del municipio de Zapotitán, en La Libertad
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación