Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ACSA pagaría $200 mil al año por impuesto a transacciones

Así estimó el gerente administrativo financiero El cálculo fue hecho con base en las estadísticas de la empresa del año pasado

Parte de la presentación del especialista en temas fiscales José Amaya. Foto EDH / Cortesía

Parte de la presentación del especialista en temas fiscales José Amaya. Foto EDH / Cortesía

Parte de la presentación del especialista en temas fiscales José Amaya. Foto EDH / Cortesía

El gerente administrativo financiero de la compañía aseguradora ACSA, Raúl Guevara, estimó ayer que suman cerca de 200 mil dólares anuales los que la empresa deberá pagar en concepto de nuevos impuestos a raíz de la reciente aprobación de reformas fiscales aprobadas por la Asamblea Legislativa.

"En ACSA hemos hecho una estimación, con base en las operaciones anuales del año pasado y creemos que el impacto económico de estas tasas impositivas va a ser más de $200 mil al año. Es alto, tomando en cuenta que nuestras utilidades no van más allá de los $3 millones al año; y considerando, además, que este impuesto no es deducible, por lo que nos va a afectar el doble", advirtió Guevara.

Añadió que al no poder deducir ese dinero como efecto del impuesto de la renta, van a tener que pagar un impuesto adicional del 30 %, es decir que esos $200 mil se van a convertir en $260 mil.

La compañía organizó y desarrolló ayer una conferencia para dar conocer el impacto económico que considera recaerá sobre todas las instituciones de diferentes quehaceres en El Salvador, derivado del paquete fiscal que entrará en vigor el lunes próximo.

Como único ponente fue invitado el especialista en temas fiscales y tributarios José Eduardo Amaya, socio de Audit &Tax Services S. A. de C. V., quien aseguró que con el impuesto a las transacciones bancarias, la industria de seguros se verá afectada en dos casos: en el tema de las exenciones y con el impuesto a los activos netos.

En el primero de los casos, explicó, "las exenciones están quedando bastante básicas", porque serán aplicadas a primas de $1,000 en adelante, "y, en el mercado de seguros, una prima de $1,000 no es una prima que tenga mucha cobertura para una empresa".

A manera de ejemplo, Amaya razonó que una empresa que tenga asegurados todos sus activos es lógico que tendrá una prima superior a los $1,000 y, por ende, deberá pagar el impuesto por la transacción que realice cuando haga el pago en el sistema bancario o a través de una transferencia electrónica.

Por otra parte, cuando sea la compañía aseguradora a la que le toque pagar, ya sea a sus clientes o a sus proveedores, el banco le descontará de su cuenta corriente el impuesto sobre transacciones bancarias cuando ese cliente o proveedor cobre el cheque emitido por la aseguradora o esta efectúe una transferencia electrónica.

"Cuando se emita un cheque no va a pasar nada, pero cuando se haga efectivo ese cheque allí le van a descontar al titular de la cuenta", expresó el especialista.

En el segundo caso, el impuesto sobre los activos netos, porque las compañías aseguradoras "son entidades de servicio con costos y gastos restringidos para deducir, pero que tienen muchos costos asociados a su operatividad, con una renta imponible baja, es decir, que la rentabilidad que tienen no es tan alta".

La renta imponible es aquella sobre la cual se calcula el monto que debe ser pagado en concepto de impuestos o leyes sociales, como salud y previsión.

A lo anterior, Amaya agregó que las reformas fiscales también podrían generar un impacto en el tema de la liquidez, cuyo monto mínimo para la aplicación de la ley es de 5 mil dólares.

"Si hay muchas operaciones que de repente realizan en la cuenta de la aseguradora, entonces, aunque paguen una prima menor a $1,000 en el banco, si (los pequeños montos) se acumularan para llegar a una liquidez de $5 mil en corto tiempo, le comenzarían a aplicar el impuesto sobre todos los depósitos que reciba por parte de sus clientes", explicó Amaya.

Niega traslado de deuda a clientes

El gerente aseguró que "a los clientes de ACSA no les va a afectar, no van a sentir el impacto de esta reforma, porque el impuesto es aplicado a las operaciones de pago con cheque y a las transferencias. Nosotros a nuestros clientes y proveedores les pagamos con cheques. Entonces, cuando emitamos un cheque y nuestros clientes y proveedores lo cobren en el banco, ellos van a recibir el monto completo, pero a ACSA le va a caer ese impuesto".

Guevara insistió en que no van a subir las cuotas de sus seguros, porque el mercado local es muy competente y perderían a sus clientes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación