Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En 2014 Fedecrédito triplicará los corresponsales no bancarios

Fedecrédito tiene 144 corresponsales no bancarios. Este año proyectan llegar a 400

Los Fede Punto Vecino agilizan miles de transacciones en el interior del país. Foto EDH/Archivo

Los Fede Punto Vecino agilizan miles de transacciones en el interior del país. Foto EDH/Archivo

Los Fede Punto Vecino agilizan miles de transacciones en el interior del país. Foto EDH/Archivo

Para este año, el Sistema Fedecrédito proyecta abrir 256 nuevos corresponsales no bancarios, para llegar a un total de 400. A la fecha cuenta con 144 distribuidos en varias regiones del territorio salvadoreño.

Los nuevos puntos de atención han permitido llevar los servicios financieros a la población de lugares alejados de las zonas urbanas, y por ende, ampliar la bancarización del país, afirmó Macario Armando Rosales, presidente del Sistema Fedecrédito.

Esta modalidad de atención financiera tuvo sus orígenes en los países suramericanos, en donde rápidamente se han ido extendiendo como una opción financiera para poblados remotos, alejados de las grandes urbes.

Los Fede Punto Vecino, como comercialmente Fedecredito bautizó a este modelo de negocios, han movilizado 14 millones de dólares en un total de 463,168 operaciones. Ese resultado comprende las pruebas piloto que se realizaron entre 2012 y 2013, así como también la puesta en marcha del proyecto en agosto 2013.

Las operaciones que más han realizado los clientes de la institución en estos puntos de atención son el cobro de las remesas familiares alcanzando un monto de 5.3 millones de dólares.

Los salvadoreños también utilizan los Fede Punto Vecino para el pago de servicio de agua y energía eléctrica, de préstamos y tarjetas de crédito, retiros de efectivo y depósitos, transferencia de fondos entre cuentas, y consulta de estado de cuentas.

"Es una evolución importante en un servicio que se va a convertir en una opción para aumentar el índice de bancarización del país", comentó Rosales, quien añade que el Sistema Fedecrédito es pionero en ofrecer este modelo de atención financiera en el país.

En su opinión, la banca comercial, que también ha incursionado en el rubro, poco a poco también se irá expandiendo en este tipo de servicios.

"La competencia es buena, siempre y cuando sea ética entre todas las instituciones, y ayuda en el ambiente de negocios. Pero por el momento somos nosotros los que tenemos el mayor número", expresó.

La incursión en la modalidad de negocios, según Rosales, ha sido posible gracias a la inversión en tecnología. El año pasado, la inversión alcanzó los 7 millones de dólares, lo que incluye los Corresponsales No Bancarios, cajeros automáticos (ATM, por sus siglas en inglés) y Banca Móvil.

Entre los éxitos, también destaca el crecimiento de las carteras de crédito y depósitos. Según el consolidado de las 48 Cajas de Crédito y los 7 Bancos de los Trabajadores, la cartera de préstamos brutos cerró 2013 con 1,059.8 millones de dólares. De esta forma, la cartera bruta de créditos creció en 144 millones de dólares, es decir 15.7 % frente al año previo.

La tendencia al alza también se produjo en la cartera del año pasado, cuando otorgaron un total de 159,420 créditos que sumaron 606 millones de dólares. Los sectores más atendidos son: la micro y mediana empresa, la vivienda popular, y el consumo.

La cartera de depósitos también experimentó en 2013 un crecimiento del 12.3 % con un total de 574.5 millones de dólares.

Para Fedecrédito otra cifra importante es el patrimonio (capital social más las reservas de capital), que en 2013 fue de 280.9 millones de dólares. Mientras que los activos sumaron los 1,305.4 millones de dólares.

La institución, que tiene 70 años de operar en el mercado salvadoreño, posee 413 puntos de servicios en todo el país, incluyendo los Fede Puntos Vecino, agencias, cajas exprés y cajeros automáticos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación