Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El VMT se basa en un acuerdo con la comuna capitalina de 2003 para mover pasarelas

El VMT informó que tiene autorización de alcaldía capitalina para mover pasarelas por paso del Sitramss.

Pasarela en la zona de la Terminal de Oriente en la capital. foto EDH / archivo

Pasarela en la zona de la Terminal de Oriente en la capital. foto EDH / archivo

Pasarela en la zona de la Terminal de Oriente en la capital. foto EDH / archivo

El viceministro de Transporte, Nelson García, dijo ayer que cuentan con el permiso de la Alcaldía capitalina para mover la pasarela que se encuentra frente a la terminal de Oriente.

García argumentó que un acuerdo municipal de 2003, les da luz verde para mover la pasarela cuando hubiera una ampliación de la carretera o algún proyecto de infraestructura.

El acuerdo de oficio número 1599, de aceptación de donación de pasarelas reza : "La empresa donante tiene el compromiso de demolición o reubicación de la nueva pasarela en caso de ampliación de la vía o desarrollo de infraestructura vial complementaria cuando las autoridades competentes así lo demanden".

"No queremos hacer uso del acuerdo municipal, sino más bien establecer un diálogo... pero la obra no la detienen, ya sea por el acuerdo municipal", acotó el viceministro.

Sin embargo, el director de desarrollo municipal, René Ayala, explicó que ese acuerdo no faculta al VMT para retirar la infraestructura.

La alcaldesa de San Salvador, Gloria Calderón Sol, también dijo ayer que no han recibido ninguna solicitud oficial para retirar la estructura mientras hacen los trabajos del Sitramss, y no hay compromiso de ponerla en el mismo lugar al finalizar la obra. "Por la tarde (ayer) vamos a recibir una posición oficial, logramos ayer (domingo) evitar que comenzaran con la demolición de la pasarela por que insistimos que es un bien municipal, el cual no contaba con la autorización de la comuna para ser removido", dijo.

Calderón Sol explicó que la empresa constructora verbalmente notificó al director de Desarrollo Social de la comuna, que quitarían la pasarela y que los materiales los depositarían en una bodega. "Si ellos nos garantizan de que volverán a instalarla en el lugar donde está hoy por hoy (la pasarela), haríamos todo lo que estuviera al alcance para facilitar todas estas acciones (conseguir una bodega)", explicó.

El VMT también apela a una solicitud que envió la empresa constructora del primer tramo, Disa, S.A. de C.V., a la alcaldía solicitando su autorización para quitar la estructura. Según el funcionario, la respuesta con fecha 3 de octubre, enviada por la municipalidad y firmada por la edil, dice que la solicitud de retirar la pasarela puede ser otorgada siempre y cuando con costos del proyecto Sitramss se reubique sobre el bulevar José Arturo Castellanos, cerca de la funeraria municipal.

"Nuestro planteamiento era moverla 15 metros para que la gente la tenga (pasarela), pero el condicionamiento de la alcaldía es que la movamos a la funeraria municipal La Bermeja, eso es lo que está por escrito", argumentó García.

Pero, según Ayala, lo que la constructora pidió fue la remoción de la pasarela y fue la comuna la que solicitó colocarla en otros puntos. En cuanto a si habrá o no pasarela en la zona de la Terminal de Oriente, Ayala explicó que eso será una decisión del VMT y las comunidades. "Como VMT será quien (define) como honra la seguridad vial", dijo Ayala.

De acuerdo con el estudio del Consorcio EM&A, ninguna de las cinco pasarela quedaría sobre la zona por donde pasarán los buses articulados del Sitramss. Luego el MOP resolvió que solo dos pasarelas no serían eliminadas: la del colegio Itexsal y la de la comunidad 22 de abril.

Pero ayer, el viceministro aseguró que después de realizar una última visita al proyecto, concluyeron que solo tres pasarelas no serán quitadas: la del Itexsal, del Parque Infantil y del Médico Quirúrgico.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación