Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Violinista aún no logra su sueño de superación

El joven violinista Pedro Luis Meléndez no ha logrado obtener la visa mexicana de estudiante

Pedro Luis Meléndez brindó unos momentos para dar una demostración de sus habilidades, ayer, luego de todo un día de correr haciendo gestiones. Foto EDH / César avilés

Pedro Luis Meléndez brindó unos momentos para dar una demostración de sus habilidades, ayer, luego de todo un día de correr haciendo gestiones. Foto EDH / César avilés

Pedro Luis Meléndez brindó unos momentos para dar una demostración de sus habilidades, ayer, luego de todo un día de correr haciendo gestiones. Foto EDH / César avilés

El estudiante del Distrito Italia, Tonacatepeque, que ganó una beca para estudiar en el Instituto Superior de Música de Veracruz (ISMEV) y tocar en la sinfónica Juvenil del Estado de Veracruz (OSJEV), en México, aún sigue a la espera de hacer realidad su sueño.

Y es que Pedro Luis Meléndez Melgar explicó, el pasado miércoles, que no ha logrado que la Embajada de México en nuestro país le otorgue la visa de estudiante que necesita para quedarse y desarrollar sus estudios de violín en el prestigioso instituto de música de aquella localidad.

¿Porqué? El estudiante y su antiguo profesor de música, Ludwing Francisco Melgar Hernández, explicaron que en la sede consular argumentaron, esta semana, que la carta que en aquella institución le extendieron al becario no está dirigida a esa oficina diplomática, y porque consideran que el monto de la beca es bajo y no da garantías de que él se podrá sostener con esos fondos.

La beca que Pedro se agenció fue gracias a su habilidad con el violín, a su constancia en la práctica y a su participación en una concurrida audición.

Según lo externado por Melgar Hernández, quien fuera su profesor de violín en el centro escolar Distrito Italia, el monto máximo de la beca que el Instituto superior de Música de Veracruz otorga en calidad de becas ronda los seis mil pesos (menos de $600); pero no es la cantidad signada al muchacho.

El educador considera que el joven sí puede salir adelante con el monto que el centro educativo de nivel superior le ha asignado, tal como lo han logrado otros jóvenes interesados en superarse en ese campo.

Pese a ese nuevo escollo, Pedro no se ha dado por vencido y, con ayuda de algunas personas altruistas, ayer por la mañana logró viajar rumbo a Xalapa, Veracruz. Esta vez para solicitar una nueva carta que llene esos y otros requisitos establecidos por la embajada de ese país.

La decisión de viajar fue tomada ante el hecho de que, en aquella localidad, no contaban con la ayuda de alguien que les auxiliara a tramitar de nuevo dicho documento y que lo enviara a El Salvador.

El violinista, quien agradeció a las personas que le han extendido la mano, afirmó que esta semana tendría que haberse incorporado a los ensayos de la orquesta y que tiene hasta hoy (viernes) para firmar el compromiso con la Orquesta. De lo contrario perderá la oportunidad.

Meléndez Melgar, quien es hijo de una comerciante de dulces que trabaja en la escuela donde él estudió la enseñanza básica, expresó que una vez le entreguen la nueva carta, con los detalles que pide la embajada, regresará para gestionar la visa nuevamente y confía que esta vez será exitoso.

No obstante, eso implica que necesitará nuevos fondos para regresar a México y mantenerse hasta marzo próximo, cuando se espera le salga el primer desembolso de la beca que se agenció.

De acuerdo a lo externado por el profesor, quien acompaña a Pedro a hacer las diligencias, la sede diplomática mexicana también ha solicitado que el joven presente a algún representante o tutor que le garantice un respaldo financiero, algo que es imposible debido a que la familia es de escasos recursos económicos.

Incluso, Pedro tiene tres hermanos que están en edad escolar y no cuentan con el apoyo de un padre.

La madre del violinista, quien está muy orgullosa de su retoño, no pierde la esperanza de que supere los problemas que se le han presentado para cumplir su sueño.

Pedro está consciente del reto que asume al ingresar al prestigioso instituto de Música de Veracruz y a la Orquesta Sinfónica de esa localidad.

"Es muy pesado, porque la música que ellos manejan no es música que cualquier orquesta pequeña o principiante podría tocar. Implica mucho esfuerzo. Es una orquesta de muy alto nivel. Igual el Instituto", precisó el joven a escasas horas de tomar el avión a Xalapa, Veracruz.

Una vez allá tendrá que correr a las oficinas del Instituto para que le extiendan otra carta, tomando en cuenta los requisitos que establece la embajada mexicana.

"Esperamos que, con la ida allá (México), pueda resolver de alguna manera esta situación completar todos los requisitos", añadió el educador, quien vio crecer a Pedro en el taller de cuerdas que él dirige desde hace años en el centro escolar Distrito Italia.

En la actualidad, otros 30 alumnos de ese centro educativo están esmerados en aprender violín y guitarra en el taller de cuerdas del centro educativo.

Ellos quieren seguir los pasos de Pedro y de otros cinco exalumnos que se han formado en ese taller y que, ahora, forman parte de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Proarte y la Filarmónica Juvenil del Sistema de Coros y Orquestas de El Salvador.

El profesor Ludwing Melgar manifestó que si alguien está interesado en ayudar a Pedro puede escribir al siguiente correo electrónico: Ludwingmelgararco@gmail.com

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación