Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ventura: "La expulsión ha sido a base de difamaciones"

El director del Rosales solicitará ante el Colegio Médico que se anule el proceso de su expulsión porque dice que se le violaron varios derechos, entre ellos el del debido proceso, el de igualdad e imparcialidad

Mauricio Ventura, director del Rosales, muestra un documento en el que lo llaman "imputado". foto edh / LISSETTE MONTERROSA

Mauricio Ventura, director del Rosales, muestra un documento en el que lo llaman "imputado". foto edh / LISSETTE MONTERROSA

Mauricio Ventura, director del Rosales, muestra un documento en el que lo llaman \"imputado\". foto edh / LISSETTE MONTERROSA

Como un proceso viciado catalogó ayer el director del hospital Rosales, Mauricio Ventura, su expulsión del Colegio Médico.

Ventura dijo que pedirá que se anule el proceso y de no aceptar la petición recurrirá ante la Corte Suprema de Justicia a solicitar un recurso de amparo, dado que la decisión fue basada en difamaciones.

El martes por la noche, el director del Rosales fue expulsado del Colegio Médico, 40 delegados de las asociaciones de especialistas afiliadas a la entidad votaron a favor de la moción, diez lo hicieron en contra y tres se abstuvieron.

"Es lamentable que el Colegio Médico y la asamblea de delegados haya tomado esa disposición porque la base de esa disposición son puras difamaciones que durante todos estos meses me ha estado haciendo el sindicato del hospital Rosales", comentó Ventura.

El proceso fue promovido por médicos del hospital nacional Rosales, quienes mantienen un conflicto laboral con Ventura desde hace más de cuatro años, pero que se incrementó hace unos meses.

La expulsión se hizo en una asamblea extraordinaria luego de analizar la situación en el Comité de Defensa Gremial y el de Ética Médica del Colegio Médico.

Ventura expresó que algunos directivos y el presidente del Colegio Médico tomaron como verdades las acusaciones hechas por los colegas y que no le dieron la oportunidad de demostrar con pruebas que las acusaciones son falsas.

El director del Rosales manifestó que se le violaron varios derechos, entre ellos el del debido proceso, el principio de igualdad y el de imparcialidad, este último porque adelantaron posición en favor de los médicos sin escuchar su versión.

"Ellos han cometido muchos vicios con el procedimiento que me dan el derecho de apelar esa decisión y de pedir que el proceso se anule para que vea que ellos expresan cosas que no son ciertas", comentó Ventura.

El cirujano cardiovascular dijo que solo se le convocó a una reunión para defenderse y que no hubo una segunda convocatoria.

Agregó que los médicos que debatieron el caso no tenían prueba alguna por escrito del maltrato verbal hacia el personal que labora en el Rosales, como lo acusaban, solo acusaciones verbales; mientras que él sí presentó por escrito sobre las acciones que algunos médicos dirigieron contra él.

"Lo importante es no quedarme callado ante todo esta cantidad de difamación y mentiras que han dicho sobre mi, me quieren acusar de cosas que son totalmente falsas. (Quiero) dejar limpia mi imagen porque la expulsión ha sido a base de difamaciones", dijo Ventura.

El especialista agregó que las personas que participaron en el proceso de expulsión son juez y parte, que dentro de la Junta Directiva del Colegio Médico hay dos empleados del Rosales y que estaban en contra de marcar a través del reloj biométrico.

Además, muchos de los que participaron en la asamblea eran delegados de las asociaciones con derecho a voto.

Miguel Majano, presidente del Colegio Médico, manifestó que ellos invitaron a Ventura para que presentara las pruebas de descargo y se le dieron entrevistas en el Comité de Defensa Gremial y Ética Médica, antes de dar una opinión si estaba siendo o no antigremial.

"No puede decir que no se le ha tomado en cuenta porque él llegó al Colegio Médico a presentar sus pruebas y esas pruebas que presentó fueron sobre los problemas que tiene con los colegas, pero no de que era antigremial", dijo Majano.

Agregó que el proceso no estuvo viciado "incluso en una asamblea de delegados donde un 67.5 por ciento de asistencia de filiales hayan tomado unan determinación con votación secreta en el cual él estuvo presente".

Majano añadió que el director del Rosales no presentó pruebas para decir que no había cometido acciones antigremiales.

Majano indicó que Ventura demandó a los médicos ante la fiscalía, no le ha pagado el salario porque no marcan su asistencia a través del reloj biométrico aunque trabajan.

Carlos Ramos, director del Comité de Defensa Gremial, expresó el miércoles que la expulsión es definitiva y que la disposición no puede ser apelada, solo cuando cambie la Junta Directiva que será en 2016.

Los médicos del Rosales han hecho varias denuncias públicas sobre las deficiencias que existe en el principal centro de referencia del país.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación