Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Vargas: El FMLN debe recordar diálogo de Acuerdos De Paz

El general retirado, Mauricio Vargas, pide que diálogo convocado por FMLN sea sincero

El general Mauricio Ernesto Vargas fue uno de los representantes del Gobierno en el proceso de diálogo y negociación con la entonces guerrilla del FMLN. Foto EDH / René Quintanilla

El general Mauricio Ernesto Vargas fue uno de los representantes del Gobierno en el proceso de diálogo y negociación con la entonces guerrilla del FMLN. Foto EDH /...

El general Mauricio Ernesto Vargas fue uno de los representantes del Gobierno en el proceso de diálogo y negociación con la entonces guerrilla del FMLN. Foto EDH / René Quintanilla

El FMLN debe recordar que son partido político y ahora Gobierno a partir de los Acuerdos de Paz, por lo que el diálogo al que han convocado debe seguir ese mismo camino, señala el general retirado y candidato a diputado por ARENA, Mauricio Vargas.

Esa es una de las cosas que se pueden extraer de los Acuerdo de Paz para El Salvador de hoy, a juicio de Vargas. "La primera lección es recordarle al FMLN que son lo que son y están donde están producto del diálogo y la negociación", recordó el firmante de los Acuerdos de Paz.

Pero, diálogo y negociación con resultados, insiste el arenero. "Reclamamos ese diálogo y esa negociación y no el diálogo y la negociación donde nos dicen una cosa, pero la interpretación de lo que nos dicen para ellos es otra cosa", advierte.

Vargas hace un llamado al partido en el poder para que la negociación y el diálogo esté alejado de imposiciones y agendas ocultas, sin que de por medio existan "organizaciones paralelas como las que hicieron durante el conflicto, que era únicamente para el utilitarismo político de las mismas".

Para el militar, el país está en medio de dos modelos: liberalismo y socialismo. "El modelo de la doctrina liberal en la cual se encuentra la economía de libre mercado, y el esquema socialista que tiene sus raíces en el Foro de Sao Paulo, y que los dirigentes del FMLN dicen que es su rumbo", asegura.

Es más, para el aspirante tricolor, el FMLN no ha renunciado a sus idea de reformar la Constitución para mantenerse en el poder, del mismo modo que los presidentes de Ecuador, Rafael Correa; Bolivia, Evo Morales; Venezuela, Nicolás Maduro, y Daniel Ortega, de Nicaragua.

En ese sentido, sostiene: "El mismo señor presidente (Salvador Sánchez Cerén) ha hablado del cambio a la Constitución. El presidente de la Asamblea y algunos miembros de ellos han hablado de la 'necesariedad' de cambiar la Constitución, pero ¿hacia dónde?".

A su juicio, uno de los objetivos del partido de gobierno sigue siendo el control del Estado y el impulso del proyecto del Socialismo del Siglo XXI, que a su juicio fue retomado por el expresidente venezolano, Hugo Chávez, tras la caída del comunismo soviético.

"Ellos han cambiado sus tácticas, han cambiado sus estrategias, pero jamás han cambiado sus objetivos, y lo dicen todos los días: "el socialismo es nuestro camino", subraya.

Es más, señala que esa intención de controlar el Estado, que a su juicio tiene el partido en el gobierno, corresponde con su filosofía marxista-leninista.

"Estos señores, en un momento dado, están en modelos fracasados. ¿Por qué razón?, porque es un centralismo, hay un control social del estado, su filosofía es marxista-leninista y su esquema dinámico es la lucha de clases", dice.

Además, cree que el Órgano Ejecutivo está "copado" por dirigentes históricos del FMLN, "por tanto, están al servicio del partido y no de los ciudadanos. Sus intereses son partidarios, no son intereses colectivos".

"No hay plan de seguridad"

Vargas también es de la idea que, a pesar de los intentos por detener la criminalidad, no hay un plan específico para el combate a la violencia.

"Lo que se ve realmente es que no hay un plan integral. ¿Si hay un elemento ideológico y un elemento político al interior de la PNC. Que esos dos elementos están evidentes en el Policía Nacional Civil? Para mí, sí. Esos son contrarios al funcionamiento de la institucionalidad de la PNC", acota.

Considera que la creación de comisiones y grupos, como el Consejo de Seguridad Ciudadana no tienen los resultados esperados. "Un consejo de 60 personas no sé cómo van a hacer para ponerse de acuerdo", asegura.

A su parecer, el tema de la represión es necesario aunque el mismo sea visto con recelo por parte de las nuevas autoridades. Cree que no se debe seguir "ideologizando y poniendo en contraposición" el tema de la represión versus prevención "como satanizando una y sacralizando la otra". Para él, ambas son complementos de una doctrina de seguridad y "tenemos que verlo así; no hay de otra manera".

Otro aspecto que a su juicio no está bien definido es el concepto de la policía comunitaria. "Esquemas de policía comunitaria hay cientos, no es uno. De cuál están hablando. Cuál es el significado en sí de policía comunitaria. Tenemos que estar bien claros, la policía comunitaria es una filosofía de actuación, no es una operatividad", advierte.

"Tregua es mentira"

Por otra parte, el general retirado señala que la tregua entre pandillas ha sido un tema que el Gobierno ha mantenido con poca transparencia. "Como no nos dicen la verdad... primero nos mienten demasiado. No sabemos qué creer y a quién creer y qué creer en un momento determinado", dice.

En ese sentido, Vargas advierte que el término tregua está siendo mal utilizado, ya que se trata de un acuerdo entre dos partes para beneficiarse exclusivamente entre ellos mismos.

"La tregua en sí es, primero, un mala aplicación del término, porque la tregua es temporal, es algo por un período de tiempo donde unas partes se ponen de acuerdo con otras, pero sin el beneficio de terceros, sino que es el interés de partes".

En tanto, señala, el Estado no tiene por qué involucrarse en una tregua entre pandillas, pues considera que las leyes no se lo permiten.

Además, Vargas ve con buenos ojos que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) participe en el diálogo que lleva el Consejo de Seguridad Ciudadana, pero señala que su participación debe ser como "facilitador" y no como una de las "partes".

"El PNUD puede jugar un papel de facilitador, no un papel de parte. Ni pueden ni deben hacer primar su criterio sobre el de las partes", dice, y asegura que si alguna de las partes se mantiene en una postura intransigente, los facilitadores pueden contribuir a salir de ese impasse.

"Hay que alzar la voz"

Vargas explica que una de sus motivaciones para optar por una candidatura a diputado por ARENA radica en defender el sistema en el que cree: el liberal. Cree que el FMLN ha ido logrando sus objetivos desde los Acuerdos de Paz, los cuales consideró legítimos, pero dañinos para el país.

"Tienen el control territorial, el control de la población y sus recursos. ¿Pero qué implica eso para el ciudadano común y corriente? Que lo compran o lo intimidan y eso lo trasladan al esquema electoral, y el esquema electoral que es parte de la democracia, en la representatividad, es lo que llaman la correlación numérica en el Órgano Legislativo", advierte.

Y agrega: "Yo creo que hay que alzar la voz. Hay que decir no estoy de acuerdo con tus ideas, no estás de acuerdo con mis ideas, sin embargo, discutamos sin recurrir a la violencia. Señores del FMLN, es mejor coexistir que matarnos, y es mejor hablarnos que ignoramos. Seamos parte de, y no seamos la imposición que quieren hacer a puro tubo".

Según dijo, le gustaría, de ganar el escaño, asumir su trabajo en las comisiones de Economía y la de Seguridad. Pero advierte que el tema de juventud y deporte sería otro objetivo primordial en su trabajo legislativo.

"Me gustaría trabajar, aunque no tengo la experticia total desde el punto de vista técnico, pero la puedo absorber, en Juventud, Cultura y Deportes. Allí están los elementos que pueden llevarnos a que la gente se vaya incorporando y vayamos saneando el problema que tenemos de la violencia, de la exclusión", manifestó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación