Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

No usar la prepago pone en riesgo crédito de buses articulados, dice Sipago

b Miembros de Sipago explicaron que el banco brasileño les exige que tengan el cobro electrónico como garantía de que pagarán el préstamos para los buses b Sistema de cobro electrónico es la garantía de buseros para acceder a créditosb Piden a presi

Miguel Castañeda presidente de Sipago, junto a otros miembros de dicha empresa de transportistas. Foto EDH / Mario Amaya

Miguel Castañeda presidente de Sipago, junto a otros miembros de dicha empresa de transportistas. Foto EDH / Mario Amaya

Miguel Castañeda presidente de Sipago, junto a otros miembros de dicha empresa de transportistas. Foto EDH / Mario Amaya

La inversión de $46 millones para la compra de 60 buses articulados y 130 padrones, que son las unidades que alimentaría el Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (Sitramss), estaría en riesgo si el cobro del pasaje no se hace solamente de forma electrónica.

Así lo dijeron transportistas agremiados en la empresa Sistema Integrado Prepago (Sipago), que ayer en conferencia de prensa pidieron al presidente de la República, Mauricio Funes, que vete la medida de la Asamblea Legislativa.

El miércoles, con 45 votos, se aprobó en plenaria que se pueda pagar el transporte colectivo en efectivo o con tarjeta electrónica. La medida se tomó sin los votos del FMLN.

Una discusión que llegó al Comité de Obras Públicas luego de que por dos días consecutivos habitantes de La Libertad protagonizaran protestas en contra del cobro electrónico.

Miguel Castañeda, presidente de Sipago, insinuó que del dinero que entre de la prepago depende el préstamo con el Banco de Desarrollo de Brasil (Bndes). "Pone en riesgo la modernización", dijo el secretario de Sipago, Rodrigo Contreras Teos.

Para entrar al negocio del Sitramss, los transportistas agremiados en Sipago han solicitado un préstamo de $46 millones a Bndes para la compra de los 60 buses articulados y los 130 padrones.

Pero la aprobación del crédito pasa porque el transporte público de pasajeros tenga un sistema de cobro electrónico. Ese es la condición que el banco brasileño exige a los transportistas como garantía de que podrán pagar la deuda, según Contreras y Castañeda.

¿Al tener un sistema de cobro electrónico implementado a medias, el ente bancario tendría la confianza crediticia en Sipago para otorgarle el crédito?, se le preguntó a Contreras Teos.

"Al no tener este sistema, entonces el banco no va a dar el préstamo", respondió el secretario de Sipago.

El 8 de octubre, el viceministro de Transporte, Nelson García, dijo que el primer lote de 13 buses articulados vendría a finales de diciembre. Y el jueves, el VMT en su cuenta de twitter mostró fotos de los buses articulados que planean traer al país, los cuales son fabricados por la empresa Marco Polo en Brasil.

Ante la posibilidad de que se retrase el envío de los buses articulados al país debido a la decisión del legislativo, Contreras Teos insistió en que la medida pone en riesgo "todo".

"Es que pone en riesgo todo, al país, cuando se están cambiando las reglas del juego, cuando por cuestiones politiqueras se hacen estas acciones es lógico que el país entero está perdiendo, porque no solo es el Sitramss y la tarjeta prepago. Estamos hablando de todas las inversiones en el país, estamos hablando de que si queremos dar credibilidad en el país no lo hay", acotó Contreras.

Sin embargo, ni los empresarios de Sipago ni el gobierno han dado detalles o mostrado los contratos y condiciones del crédito que están adquiriendo por los buses articulados y padrón.

El transportista argumentó que el presidente Funes no va a sancionar la medida. Aseguró que no podría ir en contra de los mismos proyectos de modernización que impulsa el actual gobierno.

Tanto ese grupo de transportistas como el viceministro de Transporte, Nelson García, han asegurado que será Sipago el dueño de los buses articulados.

Pese a estas declaraciones y a que Sipago es el que está solicitando el préstamo al banco brasileño para la compra, Contreras Teos dijo desconocer si el actual panorama del cobro electrónico a medias podría afectar que las unidades articuladas y los padrones vengan en la fecha indicada al país.

"No lo sabría decir, habría que consultarlo con la gente que maneja esto, con los del Sitramss, con el VMT. Lo más probable es que tengan situaciones difíciles porque en este momento estamos dando mal mensaje", acotó.

Según Sipago, la empresa Sistema Único de Boletos Electrónicos (Subes El Salvador), a la fecha ha vendido 160 mil tarjetas electrónicas. Pero esta cifra podría estancarse porque la decisión de la Asamblea afectará directamente la venta del plástico.

"A la gente ya no se le puede decir que tiene que comprar la tarjeta, porque puede pagar en efectivo. Confundirá más a las empresas; una parte se va a recibir con tarjeta", argumentó Miguel Castañeda.

Explicó que se reunirán con la empresa que distribuye la prepago, Subes, para analizar qué mecanismos de mercadeo llevarán a cabo para "incentivar" a los usuarios a comprar y recargar la prepago.

"No vamos a dejar (el proyecto de prepago), porque creemos que ahí está el futuro del transporte", dijo.

Castañeda aclaró que los usuarios de la ruta 102, de La Libertad, tienen la opción de pagar en efectivo y con tarjeta. Aunque insistió en que según la "resolución razonada" del VMT el cobro debe ser solo electrónico.

Pero está en tela de juicio. Por ejemplo, para el abogado y exministro de Justicia y Seguridad, Francisco Bertrand Galindo, la "resolución razonada" es un acto arbitrario y de abuso por parte VMT para imponer un sistema de cobro electrónico y generar un monopolio de forma "escondida".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación