Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Universidades siguen sin recibir cadáveres nuevos

El 12 de septiembre del año pasado fue actualizada la normativa de manipulación de cadáveres

Estudiantes de la carrera de Medicina de la Universidad Evangélica permanecen el taller de Anatomía Humana. Foto EDH / douglas urquilla

Estudiantes de la carrera de Medicina de la Universidad Evangélica permanecen el taller de Anatomía Humana. Foto EDH / douglas urquilla

Estudiantes de la carrera de Medicina de la Universidad Evangélica permanecen el taller de Anatomía Humana. Foto EDH / douglas urquilla

Pese a que ya existe una norma que permite a los hospitales donar cadáveres con fines de docencia e investigación a las universidades acreditadas, estas siguen sin recibir los cuerpos.

Mirna García de González, decana de la Universidad Evangélica, manifestó que a mitad del año pasado enviaron una solicitud al Hospital San Juan de Dios de Santa Ana. Hasta la tercera semana de enero no habían tenido ninguna respuesta.

Hace 14 años la Facultad de Medicina recibió el último de los cadáveres. Para el estudio libre disponen de 18 cuerpos humanos. Pero se necesita sustituir al menos 10, pues son muy antiguos.

Los estudiantes deben observar y estudiar las arterias, las venas y todos los sistemas del cuerpo humano.

Cuando los cadáveres están deteriorados se opta por partirlos en piezas, para llevar a cabo el mismo proceso de enseñanza.

De acuerdo con personal de la Universidad Matías Delgado y de la Universidad Autónoma de Santa Ana, ellos tampoco han recibido cuerpos para la enseñanza de la medicina en los último años.

"No hay mucho avance en ese tema", dijo la decana de la Universidad Autónoma de Santa Ana, Mercedes Morán, a través de su secretaria, quien aseguró no haber sido autorizada para dar una entrevista sobre el tema.

Las universidades, desde 2007, enfrentan serias dificultades para obtener estos cuerpos tras la derogatoria del reglamento interno del hospital Rosales, que permitía a los centros de estudio obtener los cuerpos de personas que no habían sido reclamados por familiares.

El 6 de marzo de 2008, por iniciativa de la Universidad de El Salvador, la Asamblea Legislativa incluyó ese punto en el artículo 125 del Código de Salud. Luego se elaboró la normativa, que fue retomada por este gobierno y actualizada a finales del año pasado.

Víctor Rivera, director de Regulación del Ministerio de Salud (Minsal), explicó que las universidades "ahora ya van a poder hacer uso de ese procedimiento, donde se incluye a quién hay que hacer la solicitud, en este caso es al director de cada hospital".

La Universidad de El Salvador (UES) dispone de 32 cadáveres, que ya para 2008 estaban deteriorados. Ya entonces los alumnos contaban que las partes finas de los cuerpos como las arterias y los vasos no se podían apreciar bien.

Desde diciembre del año pasado se solicitó una entrevista con el decano de la facultad de Medicina, Arnulfo Herrera, pero en esa ocasión dijo estar ocupado por el cierre del año. En enero y febrero se le hicieron nuevas solicitudes. Ante la insistencia pidió un punteo de los datos requeridos para brindar la entrevista, pero no esta no fue otorgada.

La Universidad Matías Delgado, desde 2004 aproximadamente, no recibe cuerpos nuevos, por lo que deben recurrir a figuras anatómicas.

También se les llamó para saber cómo van con el proceso. El jefe de Anatomía de ese centro citó a este medio para el 22 de febrero, pero al llegar expresó que no había pedido autorización. El 25 de febrero, envió un correo en el que informaba que, por el momento, no podían dar información. Solo indicó que no estaban recibiendo cadáveres y que para la cátedra de Anatomía Humana están usando piezas anatómicas preparadas y modelos.

En la Matías Delgado disponen de 12 cadáveres con fines académicos.

La decana de la Universidad Alberto Masferrer tampoco brindó la entrevista que se le solicitó el 1 de febrero, tampoco contestó las preguntas que se le enviaron por correo como lo solicitó su asistente el 13 de febrero.

Por su parte, la decana de la Universidad Evangélica explicó que ellos pidieron dos cuerpos al hospital de Santa Ana, uno masculino y otro femenino. "Todavía estamos en espera de cadáveres porque hay requisitos para esta adquisición; no tiene que tener más de 24 horas de muerto, es decir, que no se haya tocado ni preparado. En segundo lugar, que no haya padecido ninguna enfermedad infectocontagiosa", comentó García de González.

La decana de la facultad de Medicina indicó que ellos aún mantienen dos cuerpos en reserva, pero necesitan cambiar al menos 10 de los 18 que utilizan porque están deteriorados. "En el estudio libre ponemos el cadáver que está más dañado, quiérase o no ya no podemos seguir a expensas del número que nosotros tenemos", acotó.

La normativa

El 12 de septiembre del año pasado el Ministerio de Salud publicó en el Diario Oficial la Normativa Técnica para Establecimientos que Manipulan Cadáveres.

En el artículo 26 se detalla que "las Universidades deben solicitar anualmente cadáveres o restos humanos para sus necesidades académicas a las Direcciones de los Hospital Nacionales, a través de una nota". Los centros educativos serán los responsables de la preparación del cuerpo, el cual debe ser trasladado en un vehículo cerrado con el distintivo de la institución.

La normativa añade que las direcciones de hospitales deben reportar cada seis meses, a la dirección Nacional de Hospitales del Minsal, todas las entregas de cadáveres realizadas a las universidades.

El director de regulación manifestó que ya se estableció el mecanismo claro y que queda definido a qué universidades se les puede asignar cadáveres, también el procedimiento que los centros deben seguir y las técnicas para la conservación.

Agregó que la actualización tiene como objetivo tener una mayor claridad sobre el uso de estos cuerpos.

"Se ha promulgado esta norma para lograr subsanar aquellas limitantes, a las que no se le daba una atención adecuada", añadió. Ante la falta de cadáveres nuevos, las universidades que imparten la carrera de Medicina están recurriendo a la utilización de modelos anatómicos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación