Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Una oración para iniciar año de clases

Los maestros se reunieron mientras otro personal limpiaba y organizaba materiales.

Docentes del complejo educativo Wálter A. Soundy tuvieron su primer reunión de trabajo ayer. Foto EDH / Marvin Recinos

Docentes del complejo educativo Wálter A. Soundy tuvieron su primer reunión de trabajo ayer. Foto EDH / Marvin Recinos

Docentes del complejo educativo Wálter A. Soundy tuvieron su primer reunión de trabajo ayer. Foto EDH / Marvin Recinos

El primer día de trabajo para los docentes del complejo educativo Wálter A. Soundy, de Santa Tecla, empezó con una oración, en la cual pidieron bendiciones para los miembros de la comunidad educativa, sus proyectos y reflexionaron sobre cómo atender las actividades del día a día con los alumnos.

"La verdad es que no es sencillo ahora ser maestros. Tenemos muchos retos y poco apoyo; a veces de los padres de familia y del ministerio mismo (...). Ellos creen que ser maestro es responsabilidad de uno, la verdad es que hay varios factores que inciden en eso. Yo considero que debemos apoyarnos unos a otros", afirmó una educadora de la institución al señalar los retos que tienen por delante.

De forma simultánea, el personal administrativo inició las tareas de limpieza en los patios, los pasillos y en los salones de clase.

También hubo quien se dedicó a organizar los recursos en la biblioteca, donde los encargados reconocen que se requiere más material de consulta para ayudar a los estudiantes de bachillerato.

La directora Dina Elizabeth Acosta Solano señaló que detrás de cada estudiante hay una realidad, en algunos casos se trata de la pertenencia a las maras, pero en otros casos se trata de malnutrición, maltrato y pobreza. Realidades que, según ella, los profesores "no deben pasar por alto", sino buscar cómo ayudar a los jóvenes.

En el complejo educativo Wálter A. Soundy este año habrá poco más de 1,500 alumnos en dos turnos: matutino y vespertino.

Ayer ya se veía a algunos padres de familia que llegaban a preguntar si aún había cupos para que sus hijos estudien en la institución.

Al respecto, los maestros esperan que la búsqueda de cupos se incremente desde hoy, aunque allí los espacios para tercer ciclo y bachillerato ya están agotados. Solamente quedan algunas matrículas para los primeros grados de educación básica, de acuerdo a lo que ayer se podía leer en dos pequeños carteles pegados en el portón principal.

Además de los educadores y empleados, se podía observar a alguno que otro alumno que habían llegado a colaborar con el encargado de enseñar Informática.

Karla Gabriela, quien asistirá a segundo año de bachillerato general, aprovechó para llegar a estudiar junto con otros jóvenes. Ella afirma que le gusta el ambiente y el trato de los maestros, también reconoce que el año anterior bajó de calificaciones, pero para este se ha propuesto mejorar. Matemáticas e Inglés son las materias que más se le dificultan, reconoció.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación