Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

TSE cierra proceso electoral sin aclarar anomalías en 570 actas de asamblea

En el caso de San Salvador no se consignó ni revisó un aproximado de 3,807 sufragios Esto se revisará por parte del Tribunal, luego que Sala CSJ ordenara conteo voto por voto

Las actas con irregularidades surgieron en las mesas. La única revisión u diputado 11.

Las actas con irregularidades surgieron en las mesas. La única revisión u diputado 11.

Las actas con irregularidades surgieron en las mesas. La única revisión u diputado 11.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) declaró firmes los resultados de las elecciones del 1 de marzo y entregó ayer las respectivas credenciales, pero dejó miles de votos de ciudadanos atrapados en 570 actas congeladas por el mismo organismo luego de rechazar su revisión y no definir un mecanismo para abrir las urnas y corroborar las anomalías consignadas por los miembros de las Juntas Receptoras de Votos (JRV).

Esto podría cambiar, al menos en el departamento de San Salvador, tras la resolución de ayer de la Sala de lo Constitucional de revisar voto por voto las urnas.

Pero, ¿cómo afectaron la voluntad del ciudadano?, es la gran pregunta que, al revisar las cifras, ofrece una idea aproximada de las anomalías. Solo en el departamento de San Salvador, por ejemplo, se registraron 324 actas irregulares, en 213 de ellas se consignaron con votos faltantes o incongruentes, 53 tenían inconsistencias de votos cruzados, 23 no detallaron el registro de las preferencias, 16 estaban "en blanco" y 19 tenían otras inconsistencias.

Esto apunta a un faltante de 3,807 votos, un reflejo del posible atropello a la voluntad del votante, según listados que una fuente del TSE proporcionó a este periódico.

La interrogante se extiende a nivel nacional y no deja claro cuántos votos se han perdido y hasta dónde llega el alcance de esta irregularidad, sobre todo la de definir las preferencias de los diputados a la Asamblea Legislativa, las marcas de los votos cruzado y votos al respecto.

ARENA fue el único partido que, en reiteradas ocasiones, solicitó revisión apoyado por PCN, PDC, CD y hasta Democracia Salvadoreña (DS). Mientras tanto el FMLN y GANA, en sintonía con el discurso del presidente del TSE, Julio Olivo, mantuvieron reserva ante esta posibilidad.

Si vemos en detalle las actas anómalas y comparamos su contenido con el escrutinio final, algunos casos revelan cuál es el destino que han tomado parte de esos votos y sin que se explique al respecto: muchos fueron registrados dentro de las papeletas sobrantes por el Tribunal cuando hubo casos en que la JRV ni siquiera consignó su existencia en las actas o aparentemente no los procesó.

Lo anterior se traduce en que la cantidad de votos (entre válidos, anulados e impugnados) en muchas de las actas no concuerda con el registro de papeletas entregadas a los votantes o utilizadas.

Solo en el departamento de San Salvador se registraron 22 casos con esas anomalías. Estos se dieron principalmente en los municipios de Ciudad Delgado y Soyapango, y en menor grado en Mejicanos, San Martín y Nejapa.

Por ejemplo en el escrutinio final del TSE se indica que en Ciudad Delgado, en la JRV 822, sobraron 345 papeletas pero, al ver el acta, allí se consignan 256 sobrantes. Eso significa una diferencia de 89 papeletas entre el dato oficial del Tribunal y el dato que plasmaron los miembros de la junta. ¿Quién tiene la razón?

El acta no detalla cuántas papeletas entregaron a los votantes, pero sí las sobrantes y la cantidad de votos para cada partido: ARENA 42, FMLN 66, GANA 7, PCN 1, DS 1 y PSD 1. Además habla de tres votos nulos y una abstención.

En este mismo municipio, según el informe, también hubo casos de faltante de actas de las de las JRV 780, 783 y 788. En la primera no aparece el folio A, mientras que de la segunda y tercera no hay imágenes en la web del TSE.

No obstante, en el registro del escrutinio sí aparece datos. Por ejemplo, dice el TSE que en la JRV 788 sobraron 353 papeletas y detalla la distribución de los sufragios por partido y demás categorías.

En la JRV 55 del centro de votación instalado en el Instituto Nacional General Francisco Menéndez, aparece en el sitio web del TSE que fue procesada el acta y que sobraron las 500 papeletas, es decir no llegaron votantes.

Pero al ver el detalle del acta se lee que sí llegaron los votantes, que 61 hicieron voto cruzado, que lo anularon ocho, que un votante se abstuvo y que solo hubo una papeleta inutilizada.

Pero al final consignan que escrutaron 299 papeletas y sobraron 200. No obstante, resulta incongruente que ningún partido tenga registro de votos en esa acta y no encajan las cifras de votos y papeletas escrutadas registrados. ¿Dónde están 229 votos o papeletas?

Otro caso similar es el de la JRV 69 del municipio de San Salvador, en el que según el escrutinio del TSE fue procesada pero fue puesta a cero. Pese a ello, en el acta de esa junta, aunque se consigna exceso de votos como el que ARENA tenga 679 y el FMLN 314 (donde solo estos dos suman más de los 500 reglamentarios por urna), allí se constata que hubo 225 papeletas sobrantes, siete nulos y cuatro abstenciones.

Además, se registra 44 votos cruzados, pero la suma de papeletas utilizadas estas no coincide con las 273 papeletas que dicen fueron escrutadas.

¿Qué fue de los votos de 273 electores de esa urna? La respuesta, incierta.

Otro caso en San Salvador es el de JRV 67 en el centro de votación escuela Constitución 1950, en cuya acta registra 211 papeletas inutilizadas, 238 votos válidos, 12 nulos y 7 abstenciones como papeletas utilizadas o entregadas.

Al sumar las papeletas inutilizadas con las utilizadas, da un total de 449, lo cual significa que hay un faltante de 51 papeletas o de votos, una cifra que no está aclarada por la mesa en el acta enviada al TSE.

Sin embargo, el Tribunal, en su escrutinio final, registró 264 papeletas sobrantes, es decir 53 papeletas más que las que registró la junta.

Si se hace una suma de estos votos categorizados dentro de los sobrantes, en todo el departamento de San Salvador, significa unos 1,279 votos que quedan en duda.

El interior, irregular

Al revisar los listados del TSE se puede revisar el caso de San Miguel como otro de los más llamativos con 75 actas irregulares en total. Esta cifra se desglosa en 58 con votos faltantes, cinco con inconsistencias de votos cruzados, cuatro con falta de preferencias y ocho con otros escenarios.

Una de las muestras es la JRV 4443, donde faltaron 92 papeletas por escrutar y no se consignaron nueve votos cruzados.

Acá las mesas, incluso, dejaron el detalle de las actas que no pudieron definir preferencias de los votos cruzados y los diversos inconvenientes que se encontraron para elaborar el escrutinio, algo que también fue denunciado por los partidos políticos por la falta de capacitación previa.

Otra de las JRV es la 4097, de San Miguel, donde faltan 105 papeletas y se detallan en el acta varias inconsistencias que no permiten consignar votos de los partidos.

Repetidas circunstancias, como estas, también se dieron en Santa Ana, San Vicente y La Libertad.

En varios casos, donde excandidatos presentaron recursos de amparo ante la Sala de lo Constitucional , el principal argumento que fundamenta la propuesta es la falta de votos y pide conteo de cada uno de lo sufragios o una nulidad de elecciones en específicos departamentos o municipios.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación