Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tres horas esperando el autobús

Encontrar el bus que la trasladaría hacia el Puerto de La Libertad fue un vía crucis para la familia Hernández.

La familia Hernández caminó varias cuadras desorientada.

La familia Hernández caminó varias cuadras desorientada.

La familia Hernández caminó varias cuadras desorientada.

Durante tres horas en la parada la Basílica de Guadalupe, la familia Hernández vivió un calvario esperando la ruta de bus 102 que la trasladaría hacia el Puerto de La Liberta.

Bajo los fuertes rayos del sol, decidieron caminar junto a sus pequeños hijos hasta las cercanías de los centros comerciales para abordar la unidad de transporte de la ruta que fue desviada, de forma sorpresiva, en la mañana.

Caminaron en busca de respuestas, preguntando a las personas si sabían el lugar donde estaban pasando los buses hacia el Puerto, pero nadie tenía una respuesta.

"Tenemos más de tres horas esperando el bus, pero nadie nos dice con exactitud hacia dónde los han desviado, esto es lamentable, ya que los niños ya se desesperaron ", expresa la señora Hernández, mientras cargaba a uno de sus pequeños y caminaba junto a su esposo esquivando los materiales sueltos, propios de la construcción de la calle.

Casos como el de la familia Hernández existían muchos en la zona de la Basílica, personas que esperaban buses para trasladarse hacia Santa Ana, Sonsonate, Metapán y otros destinos del occidente, quienes fueron sorprendidos por el cierre sorpresivo del tramo de la carretera Panamericana, entre la Avenida La Revolución y la Basílica de Guadalupe.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación