Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tres enfermedades transmitidas por el zancudo harán complejo el 2016

Con dengue, chikunguña y zika la perspectiva sanitaria para este año es crítica. El infectólogo Jorge Panameño cree necesario escuchar “otras voces” tomar medidas novedosas para erradicar el zancudo.

Un bebé con signos de dengue se encuentra ingresado en el hospital Zacamil, en Mejicanos
Un bebé con signos de dengue se encuentra ingresado en el hospital Zacamil, en Mejicanos

El reto que tienen la Salud Pública y todos los salvadoreños para este año no es pequeño: dengue, chikunguña y zika amenazan a todos, sin importar su condición económica o social. Las tres enfermedades transmitidas por el zancudo Aedes aegypti demandan buena parte de los servicios de salud públicos y privados;  no solo durante la época lluviosa.

El Salvador está a punto de cumplir 20 años de lidiar con el dengue, recordó el infectólogo Jorge Panameño. Él, quien asegura llevar varios lustros pidiendo que se forme un comité técnico que se ponga como meta erradicar el zancudo que transmite el dengue, ha visto cómo, desde el 2014, el país y sus pacientes se enfrentan también al chikunguña -una enfermedad que deja secuelas discapacitante- y, desde el año pasado, al zika. Esta última ha sido relacionada con el nacimiento de bebés con microcefalia en Brasil. 

Por ello, el infectólogo considera que la prioridad de las autoridades sanitarias deben trazarse como prioridad para 2016 las acciones de prevención, con énfasis en la erradicación del zancudo transmisor.

En sus palabras: “Controlar al mosquito Anófeles, que era el causante de la malaria, el transmisor del parásito de la malaria o paludismo en El Salvador, llevó de 40 a 50 años. ¿Tenemos los salvadoreños que esperar 40 o 50 años antes de lograr controlar por la vía tradicional el mosquito? Me pregunto eso y me preocupa”.

Panameño considera necesario usar las técnicas científicas más recientes para trazarse y conseguir la meta de, en un quinquenio, disminuir el problema que representan los zancudos.

Pero para esto, considera importante que haya “un esfuerzo integral” en el que no solo el Ministerio de Salud tome decisiones, sino en el que se escuchen “otras voces” y se cuente con el apoyo de “la clase política” a través de una ley que garantice y provee los recursos logísticos, financieros y técnicos necesarios.

Hasta el 19 de diciembre pasado, el Ministerio de Salud reportaba un total acumulado de 49,396 casos sospechosos de dengue; así como 8,651 hospitalizaciones y 6 muertes por esta causa. Aunque el total de casos acumulados es menor al reportado para el mismo período de 2014, las hospitalizaciones superaron a las de ese año en un 107 % y el número de muertes fue el mismo.

Respecto al chikunguña, se acumularon 62,614 casos sospechosos y hubo 21 hospitalizaciones hasta el 19 de diciembre pasado.

Hasta esa fecha, se habían acumulado 2,773 casos de zika, otra enfermedad transmitida por el Aedes aegypti nueva en el país.

El reto, según Panameño, es grande; pero el país necesita prestarle tanta atención como a la epidemia de violencia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación