Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Transportistas piden a Asamblea posponer el cobro electrónico

Solicitan que la entrada en vigencia de la medida sea aplazada por 60 días. Argumentan que hasta el momento solo un 35% de unidades tendrían lectores de tarjetas instalados

Cobro electrónico no está listo

El sistema de cobro electrónico para el cobro del pasaje de buses del área metropolitana no está listo pese a que ya es obligatorio para los transportistas. Algunos empresarios...

Aunque el viceministro de transporte, Nelson García, aseguró el pasado lunes en una entrevista televisiva que este día iniciaba el cobro electrónico del pasaje en unidades de buses y microbuses del Área Metropolitana de San Salvador (AMSS) aún hay usuarios que no poseen su tarjeta electrónica, desconocen donde pueden adquirirla y el costo. 

Pero también una parte de los buseros tienen inconvenientes para implementarlo porque sus unidades carecen de los equipos para realizar el cobro electrónico.

En este contexto, representantes de Sipago y Subes presentaron ante la Asamblea Legislativa una pieza de correspondencia en al que piden posponer el cobro electrónico en buses y microbuses del AMSS.

La decisión entre representantes de Sipago y Subes y autoridades de Transporte se tomó la tarde del martes tras sostener una reunión, en la cual determinaron solicitar este miércoles al Congreso, a través de la fracción del Fmln, un nuevo decreto para que la entrada en función del sistema sea en unos 60 días, según informó Catalino Miranda, quien es director propietario de Sipago y presidente de la empresa de transporte Acostes.

El martes por la tarde, el Grupo Parlamentario del FMLN informó que junto al Viceministerio de Transporte (VMT) y la Mesa Nacional de Transporte presentaría una pieza de correspondencia para establecer  mecanismos para el cobro con tarjeta en el transporte público de pasajeros. Según Miranda, lo que buscarán es presentar un nuevo decreto.

Este ha sido el segundo intento del gobierno en establecer el sistema de cobro electrónico. El primero que fue a nivel piloto en el departamento de La Libertad, en  octubre de 2013, el cual  terminó con protestas en algunas localidades donde la población se resistía a pagar el pasaje con tarjeta. En esa oportunidad la empresa Subes hizo difusión de los puntos de venta en aquella localidad. Y el final fue que dejaron a opción del pasajero pagar con tarjeta o en efectivo.

"Se han hecho todos los esfuerzos por tratar de cobrar electrónicamente, ya no es un problema del VMT sino  que estamos viendo el caso que es mercantil entre Sipago y Subes.(...) La conclusión fue que hay que pedir un nuevo decreto para unos 60 o 90 días más (...) Ya queda en manos de los diputados”, dijo Miranda, anoche.

Según datos de VMT, hay 1,500 aparatos lectores de tarjetas instalados en las unidades de transporte, equivalente a un 35% o menos de las unidades que prestan el servicio. Pero hay entre 2,700 a 2,800 unidades sin aparatos. 

Usuarios desinformados

El martes por la mañana Abigaíl Mejía, una joven madre de 23 años a quien encontramos en una de las paradas cercanas a la plaza  Salvador del Mundo, explicó que es una de las personas que no tiene tarjeta.

Mejía señaló que las unidades de buses de la ruta 6 que circula cerca de su casa  tienen instalada la máquina validadora, o lectora de tarjetas, pero no están activas; mientras las unidades de microbuses de esa misma ruta ni siquiera tienen el equipo.

Mientras sostenía entre sus brazos a un bebé, Abigaíl reconoció que si el sistema entraba en vigor este miércoles ella tendría problemas para movilizarse, aún más porque  en la zona donde vive no hay puntos de venta donde pueda adquirir una de las tarjetas.

El hecho es que por el momento en las colonias del  Área Metropolitana no hay lugares donde acudir para comprar la tarjeta.

Isabel, otra usuaria del transporte público, quien labora como promotora de productos, expone que las unidades de buses de la ruta 101B en que suele viajar tienen máquina instalada pero al igual que otros usuarios cancela la tarifa en efectivo porque no todas las unidades tienen activo el sistema. 

Ella tiene una tarjeta que compró hace algún tiempo en uno de los puntos de venta que la empresa Subes habilitó en el Sitramss, pero   estas alturas Isabel tiene dudas si podrá utilizar la misma tarjeta y dónde puede recargarla.

“Sería ideal saber donde sería los puntos exactos para recargar, como se usa y qué beneficios podría traer”, añadió.

Por su parte Ernesto Ramírez,  quien trabaja como asistente contable, sostiene que a estas alturas la mayoría de personas conocen en general el sistema y considera que puede funcionar: No obstante, también dijo que deberían de dar a conocer los sitios donde poder comprar las tarjetas.

Ramírez manifestó que las rutas en las que el viaja , como la 30 B, por lo general tienen la máquina instalada, lo mismo la 101 pero es el caso que no todas tienen el equipo en funcionamiento por lo cual no usa mucho la tarjeta.

“Los puntos de venta yo he visto más que todo esto del Sitramss, de allí he buscado más sitios donde poder recargar y es bien difícil encontrarlos”, declaró el joven.

Aparatos dañados

También ocurre que hay unidades que ya tienen arruinados los aparatos y otros simplemente no poseen el sistema, como algunos de la ruta 42 B microbús.

Como presidente de la empresa Acostes, Catalino Miranda, declaró que ellos están abiertos al proyecto del cobro con sistema electrónico pero reconoció que de las 260 unidades de microbuses que tienen no todas cuentan con el equipo instalado.

Las rutas de Acostes viajan hacia Quezaltepeque, Ciudad Merliot, Antiguo Cuscatlán, Santa Tecla, Zaragoza, Apopa y Cojutepeque; y según Miranda algunas de las máquinas instaladas por Subes en sus unidades tuvieron que ser retiradas y guardadas porque no fueron utilizadas debidamente por la población.

El empresario dejó claro que no están dadas las condiciones para poner en marcha el sistema por lo que es necesario que los titulares de Transporte hagan una nueva gestión ante la Asamblea.

Roberto Soriano, presidente de la Asociación de Transporte de Pasajeros (ATP), también es del criterio que el gobierno debe buscar una prórroga de la vigencia del decreto 1014 con el que ha complicado la situación a los empresarios de buses, a la empresa que instala los equipos, y a los mismos usuarios.

“Nosotros ya determinamos que la empresa que está autorizada no tiene la capacidad para poner (máquinas) a todas las unidades (que faltan), segundo la logística no está bien definida y tercero en las condiciones que lo han puesto es muy adversa a los empresarios”, señaló.

Sin embargo, el representante de la ATP, sostiene que ellos también introducirán una pieza en el Legislativo pidiendo posponer ele inicio del sistema que abarque hasta el 31 de diciembre.

“Para nosotros es más conveniente que se termine el año como estamos y tratar de discutir el tema más profundo para el próximo año”, agregó Soriano.

La exigencia del pago electrónico del  pasaje se debe a que el Gobierno comenzará a pagar el subsidio al pasaje por pasajero movilizado, lo cual se cuenta a través del uso de la tarjeta prepago. Antes se les otorgaba un monto mensual.

“Para mí siento que es un sistema que puede funcionar. En algunas unidades de la 101 no lo andan activado”. Ernesto Ramírez, usuario. 
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación