Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Tomé la decisión de no interrumpir el embarazo"

La interrupción del embarazo para "evitarle un sufrimiento al bebé" fue el consejo de muchos

Carmen de Vizcarra conserva fotografías de su embarazo, ropa y las ultrasonografías. Foto EDH / mario amaya

Carmen de Vizcarra conserva fotografías de su embarazo, ropa y las ultrasonografías. Foto EDH / mario amaya

Carmen de Vizcarra conserva fotografías de su embarazo, ropa y las ultrasonografías. Foto EDH / mario amaya

Fátima demostró sus ganas de vivir durante los meses que estuvo en el vientre de su madre; al nacer le dio la oportunidad a sus padres de estar con ella hasta el último momento.

"La mirábamos, respiraba, nos apretaba el dedo con su manita, y así respiraba, estuvimos con ella. Incluso le decíamos que si se quería poner sus alitas que se fuera, porque ya nos había demostrado bastante con sus ganas de vivir. Cuando falleció, ahí estábamos mi esposo y yo", así recuerda Carmen las 32 horas que estuvo con su pequeña.

La alegría de ser madre por segunda ocasión se convirtió en tristeza cuando una ultrasonografía revelara la enfermedad de su pequeña: anencefalia fetal (defectos congénitos que afectan el tejido que crece en el cerebro y la médula espinal).

La interrupción del embarazo para "evitarle un sufrimiento al bebé" fue el consejo de muchos.

"Mire cuántos meses va a pasar sabiendo que su bebé va a morir, entonces, igual puede interrumpirlo en cualquier momento. Eso fue lo que nos dijeron", comenta Carmen.

Pero continuar con el embarazo fue la decisión de los padres de Fátima, a pesar de saber que la bebé moriría a las pocas horas de nacer. Carmen asegura no arrepentirse de la decisión que tomó y de haber disfrutado de su embarazo junto con su esposo. "Disfruté el tiempo que vivió, fueron 32 horas que estuvo con nosotros y para mí, si me tocara volver a pasar la misma situación, tomaría la misma decisión", asegura. Carmen muestra la primera ultrasonografía que le realizaron cuando tenía siete semanas de embarazo; también conserva una fotografía cuando estaba a cerca de 10 días de dar a luz, en donde está con su otra hija y su esposo. Mientras sostiene un gorro de lana y una frazada, Carmen reflexiona al decir que abortar no es una decisión que las mujeres deben tomar. "Esa no es opción para las mujeres, incluso que su bebé tenga malformaciones o enfermedades", dijo. Esta experiencia llevó a Carmen y a otras madres a crear un grupo de apoyo pro vida en Facebook, el Grupo de Apoyo Anencefalia . El objetivo es que madres de diferentes países compartan sus experiencias y aclaren dudas sobre la interrupción de un embarazo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación