Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tiene valor nutricional superior al del maíz

El Ing. Fidel Parada revisa un injerto. Foto EDH / Susana Joma

El Ing. Fidel Parada revisa un injerto. Foto EDH / Susana Joma

El Ing. Fidel Parada revisa un injerto. Foto EDH / Susana Joma

En la investigación que se desarrolla en el seno del departamento de la Facultad de Agronomía de la UES se ha establecido que el fruto del árbol de ojushte tiene un componente que hace que su valor nutricional supere al de otras gramíneas que se consumen en el país.

Ello debido a que este fruto contiene un aminoácido esencial en la nutrición humana llamado Triptófano. Este es uno de los 20 que están contenidos en el código genético humano.

"Los reportes que tenemos con los análisis que han hecho (a los frutos ), en el laboratorio de Química de la facultad nos arroja que el ojushte anda con un porcentaje de proteína de 14 a 16 por ciento, según el material que hemos colectado.

Ya este porcentaje es considerable para la alimentación; a lo mejor superior que el maíz o la soya", explicó el ingeniero Fidel Ángel Parada Berríos, responsable del proyecto.

El agrónomo recordó que las proteínas son los elementos que favorecen el crecimiento de la masa muscular y aportan energía.

Fruto apreciado

Según indica el ingeniero Parada Berríos, este fruto ya era apreciado por los aztecas, mayas y pipiles.

Incluso se atribuye que por los años 20 o 30 fue clave en la dieta de la población cuando una plaga de insectos afectó los cultivos de granos.

Hoy en día este fruto se utiliza para producir en pequeña escala harina, con la cual se pueden preparar productos tradicionales como horchata, tamales, pupusas, enchiladas, pan.

También sirve para preparar bebidas calientes como café y atol.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación