Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Es la tercera vez que vamos a comprar la medicina"

Leonila Jurado espera poder comprar el fármaco para continuar con su tratamiento contra el cáncer.

Leonila Jurado, oriunda de Morazán, espera poder adquirir el producto para la terapia. Foto EDH / Yamileth Cáceres

Leonila Jurado, oriunda de Morazán, espera poder adquirir el producto para la terapia. Foto EDH / Yamileth Cáceres

Leonila Jurado, oriunda de Morazán, espera poder adquirir el producto para la terapia. Foto EDH / Yamileth Cáceres

La familia de Leonila Jurado ha hecho malabares para que pueda continuar su tratamiento en el hospital Rosales. Ella tiene 66 años y padece de linfoma, un cáncer en las células encargadas de defender el sistema inmunitario.

Leonila tenía programado el ingreso para inicios de esta semana, pero como no había camas disponibles tuvo que regresar el miércoles. El problema que enfrenta ahora es que para recibir la quimioterapia necesita mesna, uno de los medicamentos desabastecidos.

Uno de sus hijos le dio unos dólares para que pudiera comprar el antibiótico, pero ayer su preocupación era no saber si le alcanzaría el dinero.

Es la tercera vez que su familia debe sacar dinero a fin de que Leonila tenga la quimioterapia, dado que en el Rosales se agotan los fármacos.

"Ella ingresó para una quimioterapia, pero el problema es que uno de los medicamentos se acabó, ya no lo podemos cumplir; ella había comprado dos de los medicamentos porque son de los que faltaban", manifestó uno de los médicos del área.

Por el momento, la señora tiene indicado sulfamida que sí hay en el hospital, pero debe ser combinado con el mesna, el cual se agotó.

Leonila está en el tercer ciclo de quimioterapia.

"Los médicos dicen que no hay medicina de la que me deben poner y que si yo la podía comprar; yo les dije que si no era muy cara sí podía", expresó la señora.

Ella vive en un cantón de San Simón, en Morazán.

La señora manifestó que para las terapias anteriores tuvo que comprar uno de los fármacos a un precio de $32.35; su hijo hizo un préstamo para conseguirle los fármacos.

"Venimos de lejos y para mí siento que está caro estarlo comprando, tal vez esto se puede comprar, pero ya lo demás no vamos a poder porque se nos hace difícil, es la tercera vez que vamos a comprar medicina", manifestó su nuera, Catalina Méndez de Bautista.

Méndez se disponía ayer a tratar de encontrar el fármaco con la esperanza que el dinero que tenían a disposición les alcanzará y que pronto abastezcan el hospital.

"Esperamos que la próxima vez halla, porque mucho dinero se gasta en el pasaje y estar comprando no nos hallamos capaz, yo trabajo en casa de oficios domésticos", acotó de Bautista.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación