Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tensión por decisión de MCC por fondos del Fomilenio II

Presidente del Subcomité del Senado, Patrick Leahy dice que las discusiones por el compacto podrían extenderse

La zona costera se beneficiará de un segundo compacto.

La zona costera se beneficiará de un segundo compacto.

La zona costera se beneficiará de un segundo compacto.

A pocas horas para que la Corporación Cuenta del Milenio (MCC) de Estados Unidos discuta la concesión del Segundo Compacto del Fomilenio para El Salvador, el presidente Mauricio Funes realizó una llamada de último momento ayer para "despejar" inquietudes ante el presidente de esa entidad, Daniel Yohannes.

Lo anterior se suma a la "presión" que se ha sentido en Washington desde el gobierno salvadoreño para ser beneficiario de los millonarios Fondos del Milenio, al que aplica El Salvador para conseguir unos $270 millones para invertirlos en la franja costera del Litoral Pacífico.

La decisión de aprobarlos o no podría extenderse más allá de septiembre, cuando se preveía tener un veredicto final. Ayer trascendió que el senador demócrata del Estado de Vermont, Patrick Leahy, estaría marcando influencia para frenar la decisión sobre el Segundo Compacto, el cual sigue en discusión en la agencia cooperante del gobierno estadounidense.

Según trascendió, el político estaría preocupado por la frágil independencia de la Corte Suprema de Justicia y el débil trabajo gubernamental contra el crimen organizado y la corrupción.

Y precisamente de eso habló "por 20 minutos", Funes con Yohannes. "Aclaró las dudas y reiteró su compromiso con el combate a la corrupción, el narcotráfico y el lavado de dinero, así como el respeto a la institucionalidad, la democracia y la independencia de los Órganos del Estado...", dijo Casa Presidencial en un comunicado.

Ayer la oficina del Senador respondió de inmediato a una solicitud realizada por El Diario de Hoy: deja ver que las discusiones para que El Salvador sea beneficiario del desembolso para el proyecto de infraestructura y mejorar el ambiente de negocios en la zona costera del país podrían alargarse por semanas e incluso meses.

El portavoz del veterano senador Leahy, David Carle, confirmó que ha habido en las últimas semanas un seguimiento de la situación de cara a la elegibilidad de El Salvador para ser receptor de un condicionado Segundo Compacto y que, en esos diálogos con las autoridades de la MCC y de la representación oficial del gobierno salvadoreño en Washington, se han expresado preocupaciones que atañen para tener un veredicto final en los próximos días.

La junta directiva de la MCC, encabezada por el Secretario de Estado, John Kerry, además de otras máximas autoridades del gobierno de EE. UU., se reunirán en Washington en su junta trimestral, donde se discuten temas relativos a los proyectos de cooperación en curso y venideros de la oficina cooperante, reunión en la que se esperaba la puesta en pauta para la discusión del Fomilenio II.

"Como parte de su papel, el senador Leahy, en su carácter de presidente del Subcomité del Senado ante el Departamento de Estado para asuntos de Operaciones Extranjeras, ha señalado los asuntos que preocupan al Subcomité relacionados con un Segundo Compacto para El Salvador", expuso el portavoz Carle.

Se intentó obtener una reacción de las autoridades de la MCC para profundizar también en los aspectos que ha expresado el senador para dilatar una decisión final sobre el desembolso; pero hasta la hora de cierre de esta nota no se obtuvo una respuesta, al igual que de la embajada de El Salvador en Washington, donde se solicitó hablar con el jefe de la misión, Rubén Zamora, por ser mencionado como parte de las reuniones.

Esta situación se parece mucho a la que surgió a principios de este año cuando los congresistas Matt Salmon y Albio Sires, demócrata y republicano, de Arizona y Nueva Jersey, respectivamente, y altos jefes del Subcomité de Relaciones Exteriores de la Casa de Representantes del Legislativo federal influyeron ante las autoridades de la agencia cooperante para dilatar una decisión para el Fomilenio II, por la que hubo toda una urgida política desde el gobierno salvadoreño para desvirtuar tales observaciones, que hizo públicas El Diario de Hoy.

En cuanto al contenido de las discusiones llevadas a cabo por el senador demócrata, una figura influyente en cuanto a la decisión de desembolsar dineros para apoyar a segundos países, el vocero oficial del legislador dice que no ha habido un documento concreto, sino que es la consecución de varias reuniones y observaciones que ha hecho el político, que tiene más de tres décadas en el cargo de elección popular.

"El ha discutido esos puntos (preocupaciones) con los representantes de la MCC y con la representación del gobierno salvadoreño y con el Ministerio de Exteriores de ese país. Las consultas seguirán adelante en las próximas semanas y meses antes de tomar una decisión final para que ese compacto se haga realidad", ahonda el vocero David Carle.

Las observaciones del senador Leahy al igual que las que hicieron sus contrapartes del Congreso, Salmon y Sires, radicarían en la preocupación que existe desde los diferentes estamentos del gobierno estadounidense, sobre la tibia lucha contra la corrupción gubernamental y de ver resultados concretos en el combate a las pandillas y a otras formas del crimen organizado sobre las que EE. UU. mantiene el dedo sobre el renglón.

A ello se suman los expedientes abiertos en despachos del Senado y del Congreso de EE. UU. en los que se ha observado preocupación por el estado de gobernabilidad democrática de El Salvador, y en los orquestados intentos del bloque de partidos liderados por el FMLN para descabezar a la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, desde la Asamblea Legislativa, acontecimientos ante los que el presidente Funes se visto con bajo perfil. "La misma Constitución le impide -al Presidente- intervenir en atribuciones de otro órgano de Estado", dijo ayer Funes al respecto ante Yohannes, aclarando su papel de "observador".

De este acontecimiento influyentes medios de comunicación de EE. UU. como The Washington Post y The Wall Street Journal pusieron en relieve la situación del país y la columnista de The Wall Street Journal, Mary Anastasia O'grady, fue quizá una de las figuras más incómodas a las que la misión de El Salvador en Washington, encabezada entonces por el embajador Francisco Altschul y su jefe de misión, Héctor Silva, intentaron frenar con contrarrespuestas a los editoriales de O'grady, todo orientado a desvirtuar sus argumentos y los de otros periodistas que señalaban su preocupación sobre nuestro país.

Las autoridades de la MCC han insistido en declaraciones a El Diario de Hoy en meses recientes que la oficina cooperante mantiene un seguimiento diario del pulso del país en lo político, económico y social, clave para que EE. UU. desembolse fondos que están condicionados a ciertos indicadores.

Sobre las dudas del senador Leahy, ayer la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) dijo que comparte sus cuestionamientos. "Hemos estado muy preocupados por las mismas cosas, incluso hemos visitado Washington hace algún tiempo y conversamos con otros senadores, y nos hemos dado cuenta que ellos están bien informados de lo que sucede en El Salvador, en relación a la tregua, al combate al crimen organizado y a la toma de decisiones de todas las instituciones del Estado, como el irrespeto a Sala de lo Constitucional", dijo Arnoldo Jiménez, director ejecutivo de ANEP.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación