Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Temen que haya una epidemia de dengue

Protección Civil emitió un aviso para frenar la infección

Un infante con sospecha de dengue permanece en el hospital Zacamil.

Un infante con sospecha de dengue permanece en el hospital Zacamil.

Un infante con sospecha de dengue permanece en el hospital Zacamil.

Tras varias semanas de registrar un elevado número de casos confirmados y sospechosos de dengue, las autoridades del Ministerio de Salud (Minsal) y Protección Civil reconocieron ayer que existe un eminente peligro de que ocurra una epidemia.

"Se ha tipificado la situación actual con alto potencial de generar una epidemia", comentó Jorge Meléndez, director de Protección Civil.

El informe del Minsal detalla que en lo que va del año hay un 88 por ciento más de afectados por la enfermedad que en 2013. En concreto se reportan 1,617 pruebas positivas al virus, 759 más que en 2013 en el mismo lapso.

Además hay 37 por ciento casos sospechosos más y un 45 por ciento más hospitalizaciones. En las primeras 11 semanas epidemiológicas del año, la entidad notificó 517 personas ingresadas con síntomas de dengue.

La situación fue catalogada por el director de Protección Civil como potencialmente grave, pero aún no modifican la alerta vigente desde el año pasado ni declaran una nueva.

Ante el panorama, ayer se emitió un aviso por peligro de epidemia en el que se pide la colaboración de la población, de las diferentes instituciones, de los alcaldes y de los medios de comunicación.

Eduardo Espinoza, viceministro de Salud, comentó que la situación es similar a 2012 cuando hubo una declaratoria sanitaria nacional por dengue. El mayor número de pacientes está en el grupo de 10 a 19 años, mientras que la tasa más alta está en el grupo de cinco a nueve años. Es decir, 73.9 casos por cada 100 mil niños. Este año también se registra la muerte de una bebé de nueve meses.

Espinoza indicó que el problema es producto del cambio climático que ha ampliado la zona donde se desplaza el zancudo. Además, muchos hogares carecen de agua potable, por lo que la almacenan en barriles y pilas, lo que genera el ambiente propicio para los criaderos del mosquito transmisor del dengue.

A esto se han sumado las lluvias en periodos secos y la prolongación del invierno registrada el año pasado.

Sonsonate, Cuscatlán, San Vicente, Santa Ana, Usulután y San Salvador son los departamentos con la mayor tasa de la enfermedad, estas oscilan entre las 50.3 y los 26.1 personas afectadas por cada 100 mil habitantes.

Espinoza añadió que esas zonas tienen un tasa superior al promedio nacional. En ellos se concentran 1,153 casos de los 1,612 confirmados en el país.

Pero son 13 los municipios con mayor peligro de que se genere una epidemia, estos son Juayúa, Nahuilingo, Salcoatitlán, San Antonio del Monte y Sonzacate, en Sonsonate; Cojutepeque, el Carmen y Suchitoto, en Cuscatlán; San Vicente; San Dionisio, en Usulután; San Carlos, en Morazán, y Nueva Esparta, en la Unión.

Entre las medidas a tomar para frenar la enfermedad se están: una jornada nacional para el 5, 7 y 8 de abril; una reunión con autoridades del Mined, para abordar las medidas en los centros escolares; y una reunión con los alcaldes de los municipios con mayor riesgo de que se genere una epidemia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación