Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tarjeta prepago de buses tiene más criticas que usuarios

La falta de consenso con el sector transporte es una de las debilidades del sistema, dice empresa

Según disposición del VMT, el 1 de noviembre solo se podrá pagar con tarjeta en las rutas de Santa Tecla. Foto EDH / Archivo

Según disposición del VMT, el 1 de noviembre solo se podrá pagar con tarjeta en las rutas de Santa Tecla. Foto EDH / Archivo

Según disposición del VMT, el 1 de noviembre solo se podrá pagar con tarjeta en las rutas de Santa Tecla. Foto EDH / Archivo

Muchas son las quejas o señalamientos sobre el cobro electrónico en el transporte colectivo. Entre las que se destacan están la imposición del sistema para los transportistas; dejar que para los pasajeros sea una opción pagar con tarjeta o no hacerlo; una campaña de publicidad inefectiva y la poca o nula importancia que el Sistema Único de Boletos Electrónico (Subes) le está dando al sistema de seguridad en las unidades.

Las crítica provienen tanto de los empresarios que están ya dentro del nuevo sistema de cobro, como de los que siguen el desarrollo del proceso a cierta distancia.

Entre los que hacen las criticas más fuertes están las gremiales ATP, AEAS y Acopatt, así como la empresa Trade International; la cual ha tratado desde hace varios años meterse al negocio de implementar un sistema de vigilancia y de pago electrónico en el transporte publico del país.

"Como toda buena copia, es buenísima: pero si no lo entienden no lo comprende..., eso es lo que ha pasado con ellos", opinó Astrid Oyarbide, presidenta de Trade Internacional al analizar porqué el cobro electrónico en Santa Tecla no está funcionando como lo proyectó Subes y la empresa Sistema Prepago (Sipago) formada por un grupo de transportistas.

A pesar de los tropiezos en la implementación al 100 % del cobro electrónico en las rutas de Santa Tecla, los representantes de Sipago han iniciado "conversaciones" con los transportistas de la zona suroriente de la capital para firmar contratos y extender el sistema electrónico a las rutas de esa zona.

Esta área cubre las rutas que dan servicio entre San Marcos, el barrio San Jacinto, Cuscatancingo y Mejicanos, de acuerdo con Miguel Castañeda, presidente de Sipago, consultado vía telefónica el 5 de octubre.

"Ahorita estamos ordenando los papeles de la tarjeta de circulación, permiso de línea, DUI, NIT de la empresa, para hacer los contratos de concesión con el VMT y la empresa Subes, por 10 años, y el fideicomiso con Bandesal", declaró Castañeda.

Mientras Sipago busca extender su negocio de cobro electrónico, empresarios que ya están usando ese sistema se quejan de la poca aceptación que hay entre sus clientes.

"Con la publicidad, quieren meter en el guacal a la gente y no se le ha dado la orientación que se debe y tampoco el incentivo que se le había dado (prometido) a los motoristas", dijo Humberto Álvarez, de la ruta 101B2. Él no quiso responder qué tipo de incentivos recibirían los motoristas. Pero sí añadió que la campaña de publicidad no inició como a ellos se los habían planteado, en tiempo ni en intensidad.

Además, Oyarbide critica que el proyecto esté dirigido exclusivamente a la recaudación del pasaje de forma electrónica, dejando de lado el problema de la inseguridad en las unidades de transporte.

La presidenta de Trade Internacional opina que la imposición del sistema, la deficiencia en la parte tecnológica y el que no haya acercamiento con el sector transporte son hechos que están haciendo fracasar el proyecto. Añadió que el sistema instalado hará que los transportistas "pierdan dinero", debido a que no hicieron las pruebas suficientes del sistema.

A final de mes, Sipago y el Viceministerio de Transporte (VMT) podrían realizar un nuevo esfuerzo para que en Santa Tecla se pague únicamente con tarjeta electrónica en los buses y microbuses. Este sería el cuarto intento por hacerlo, entre junio que inició el "plan piloto" y el 1 de noviembre.

Rodrigo Contreras Teos, secretario de Sipago, declaró el 4 de octubre que a partir del 1 de noviembre todos los usuarios de los buses y microbuses de Santa Tecla y Ciudad Merliot deberán pagar de forma electrónica, como lo ha dispuesto el VMT.

Pero a criterio de Humberto Álvarez "todavía falta" para que esa exigencia se lleve a la práctica.

Similar opinión tiene el representante de Astrall, S.A. de C.V., de la ruta 102 bus, Jarvin González. Además este transportista dijo que no sabía que el VMT había dado una nueva fecha para iniciar con el cobro del pasaje únicamente con el sistema electrónico.

"Yo siento que falta, porque la población se resiste a pagar con tarjeta. Pero si ellos dicen que el 1 de noviembre, dice usted, nosotros cobraremos solo con tarjeta, si es generalizado para todas las rutas", opinó. González añadió que no le han notificado la disposición de la nueva fecha.

La presidenta de Trade Internacional cree que el sistema de cobro electrónico en Santa Tecla "ha comenzado al revés" y sin la aceptación voluntaria del empresario de adherirse al proyecto.

Sin embargo, hace la salvedad de que el proyecto de la prepago no es malo, sino que Subes, Sipago y el VMT lo han implementado mal.

"No estaba listo para implementarlo, principalmente porque no han tenido el consenso del sector transporte, estos tienen miedo de que les quiten su fuente de trabajo", dijo Oyarbide.

Trade International es una empresa extranjera que provee servicios tecnológicos, en este caso un software de seguridad para el transporte público y un sistema de cobro electrónico. Esta empresa se queja de que el VMT les ha cerrado las puertas y toda posibilidad de entrar al mismo negocio de la tarjeta prepago, como lo está haciendo Subes.

Oyarbide opina que la política del gobierno, a partir de la implementación de este proyecto en el área de San Salvador, es "hacer quebrar al transportista", para que la empresa Sipago domine el mercado, renovando flota y aumentando la tarifa.

La firma internacional es de la idea de que ellos puedan echar a andar el proyecto del cobro electrónico al 100 % en la zona de Soyapango, mientras que Subes lo hace en la zona norte y sur del área metropolitana de San Salvador.

"El problema no es que haya dos empresas, el problema es que se carguen los dados a un solo lado. Eso es lo que no le da la transparencia al proyecto", dijo Oyarbide.

Actualmente Trade Internacional asesora a varios transportistas de Soyapango e Ilopango que buscan implementar un sistema de seguridad en una nueva flota de buses.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación