Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Subes aportará $31 millones en la tarjeta prepago del transporte

Aseguran que la empresa se encargará de la colocación, mantenimiento de los aparatos, así como la divulgación y comercialización de l a tarjeta. No se ha determinado si la tarifa aumentará

Eduardo Villanueva (izquierda), director de inversiones, Mauricio Ayala, gerente comercial y Negocios junto a Lezzy Méndez Cruz, gerente de mercadeo todos de Subes. Foto EDH / archivo

Eduardo Villanueva (izquierda), director de inversiones, Mauricio Ayala, gerente comercial y Negocios junto a Lezzy Méndez Cruz, gerente de mercadeo todos de Subes. Foto EDH / archivo

Eduardo Villanueva (izquierda), director de inversiones, Mauricio Ayala, gerente comercial y Negocios junto a Lezzy Méndez Cruz, gerente de mercadeo todos de Subes. Foto EDH / archivo

El costo de implementar el uso de la tarjeta prepago en el sistema de transporte público en el país será absorbido por la empresa Subes El Salvador, la cual asegura que invertirá 31 millones de dólares en el proyecto.

Subes fue contratada a finales de 2011 por la empresa Sistema Integrado Prepago (Sipago), formada por dueños de buses y microbuses que son parte de la Mesa Nacional del Transporte.

El director de inversiones y negocios de Subes El Salvador, Eduardo Villanueva, explicó que los validadores o aparatos de lectura de las tarjetas serán dados a los transportistas en comodato por un período de 10 años, pues ese es el acuerdo al que se ha llegado con ellos.

Por ser un nuevo sistema en el país, el director señaló que la inversión será realizada con fondos proporcionados por inversionistas sudamericanos y no locales. La empresa espera alcanzar el punto de equilibrio, operar sin pérdidas, en un lapo de tres.

"Lo que se está invirtiendo todo es de Subes, los transportistas no han colocado nada de dinero", comentó.

Lo único que Sipago ha hecho ha sido establecer el fideicomiso por 10 mil dólares, como exigencia de Bandesal, para mantener "en custodia" el dinero de la tarifa que diariamente se recaudará con la tarjeta prepago, según explicó.

Diariamente Subes cobrará el 10 % de lo percibido en la tarifa por el uso de este sistema prepago. "Nosotros somos responsables de cobrar, vender tarjetas y atender a los clientes", explicó Villanueva.

La empresa colocará los aparatos, los cuales estarán en el país la primera semana de febrero, e instalará el software para tabular e interpretar la información que genere la nueva forma de cobro.

Las máquinas pueden ser programadas para tarifas desde $0.20 hasta cualquier otro monto autorizado. El motorista, aseguran, no podrá programar la máquina ni recibir dinero en efectivo.

Cada validador cuenta con un sistema de posicionamiento global (GPS) con el cual se puede monitorear el recorrido del bus o microbús.

En las unidades también se colocarán botones de pánico, que darán alerta a las autoridades policiales sobre cualquier riesgo que enfrenten el motorista o los usuarios.

El representante de la empresa expuso que contratarán agentes de seguridad privada; un gasto que forma parte del servicio contratado, explicó.

Como parte del nuevos sistema de cobro, también, se creará un cuarto de control donde se verificará la seguridad y que los buses cumplan con los horarios, las paradas autorizadas y la velocidad autorizadas.

Villanueva expuso que la operatividad de la flota la manejará el VMT a través del cuarto de control y que Subes le entregará toda la información que genera la tecnología instalada.

También habrá un equipo de inspectores de campo, quienes se encargarán de orientar al usuario los primeros días de la implementación de la tarjeta o atenderán las quejas de la ciudadanía desde posible fallos en la tarjeta hasta el extravío de la misma.

El uso de la prepago iniciará a finales de marzo en el primer tramo entre Santa Tecla y la capital. Villanueva aseguró que serán 727 unidades entre buses y microbuses a las que se les colocarán los validadores. Hasta la semana pasada, de esa cifra a unas 370 unidades ya les había revisado el sistema eléctrico para evitar cortocircuitos y poder instalar la maquinaria.

Los aparatos para las tarjetas prepago serán instalados en las unidades actuales. A juicio del representante de Subes, el VMT se encargará de no renovar los permisos de línea a aquellas unidades cuya vida útil esté por concluir. Por ello, dice tener la certeza de que su inversión no caerá en saco roto.

Además, un decreto ejecutivo ordena y regula la nueva forma de cobro en el transporte público. Este fue emitido en octubre de 2012 y, en su artículo 7 inciso "A", establece que las unidades a las que se les coloque estos aparatos no deberán haber sido fabricadas hace más de veinte años. Esto también está regulado en la Ley de Tránsito.

Villanueva explicó que Bandesal tiene un capital semilla para que los transportistas puedan arreglar sus buses.

Reparto de dinero

Subes es la encargada de instalar los validadores, proporcionar mantenimiento, la divulgación y distribución de las tarjetas prepago.

El dinero obtenido por la venta de tarjetas es depositado de forma electrónica en Bandesal, para que lo administre. Por su parte, Subes le enviará un informe sobre lo recolectado en pasajes.

En base a ese informe, Bandesal entregará el dinero a las rutas. Los ingresos serán distribuidos entre los transportistas, que para ello deberán estar integrados en el sistema de caja única.

Subes se quedará con el 10% de lo recaudado en el sistema.

"Siempre habrá más dinero del que se usa en el transporte, porque la gente pagará por adelantado el pasaje", admitió Villanueva.

Además, explicó que ellos planean extender el sistema de la tarjeta prepago en el área metropolitana en diez fases. La primera es la de Santa Tecla. Estiman que las máquinas validadoras serán instaladas en 400 buses cada mes hasta concluir el proyecto en marzo de 2014.

Sitramss

Villanueva confirmó que el Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (Sitramss) funcionará con la tarjeta prepago.

El pasado 17 de enero, el viceministro de Transporte, Nelson García, dejó entrever que el costo del pasaje del Sitramss podría rondar los 0.50 centavos de dólar, pero especificó que aún no han concluido con los estudios tarifarios.

Además, "como parte de la responsabilidad social de Subes", pretenden desarrollar una escuela de capacitación integral para los conductores, siempre bajo los parámetros que establezca el Viceministerio de Transporte (VMT).

Pese a que con todo lo anterior se pretende modernizar el sistema, esto causa malestar entre algunos transportistas. Un grupo, de cuyas unidades circulan en Santa Tecla, expresó el 26 de enero su oposición a que se instalen las maquinas en sus rutas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación