Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La sombra del chikunguña rodea la muerte de hombre

En total son dos muertes que el Minsal mantiene bajo estudio

Con la fumigación en las viviendas se busca matar los zancudos adultos. Foto EDH / Felipe Ayala

Con la fumigación en las viviendas se busca matar los zancudos adultos. Foto EDH / Felipe Ayala

Con la fumigación en las viviendas se busca matar los zancudos adultos. Foto EDH / Felipe Ayala

La infección por chikunguña quedó registrada en la partida de defunción municipal como una de las causas de muerte de Roberto Polanco, un hombre de 69 años a quien le gustaba fabricar trampas caseras para zancudos.

Ese diagnóstico fue colocado en la boleta de defunción extendida por el Hospital General del Seguro Social (ISSS), además, le incluyeron falla orgánica múltiple y choque séptico.

Polanco falleció el 2 de septiembre a las 8:00 de la noche tras 16 días de permanecer ingresado, primero fue hospitalizado en el hospital Amatepec y luego transferido al General.

El caso de Polanco es uno de los dos que el Comité de Mortalidad del Ministerio de Salud (Minsal) mantiene en estudio. El otro es el de un hombre de 72 años originario de Sonsonate, él murió el 20 de agosto también en el General.

Íngrid Leiva, hija de Polanco, manifestó que la prueba de chikunguña dio positiva, eso les fue dado a conocer días antes que falleciera.

El reporte brindado por las autoridades del ISSS detallan que el paciente tenía hipertensión arterial e insuficiencia renal aguda.

Ingrid dice que su padre era una persona saludable que en julio se había hecho su chequeo general y sus riñones funcionaban bien, pero sí era hipertenso.

Los síntoma a Polanco le comenzaron el lunes 11 de agosto por la noche, el mismo día que a su esposa. Ella se recuperó en una semana.

En la madrugada del martes, Polanco ya tenía fiebres altas y por la mañana le dolían las manos, las rodillas y comenzó a caminar un poco despacio. Ese día, Íngrid lo llevó a la Unidad Médica de San Esteban para que lo examinaran, ahí le indicaron unos exámenes, los cuales se hizo el siguiente día, relató la familia.

El jueves la fiebre le incrementó, tenía erupciones en la piel y ya le costaba desplazarse.

El viernes la familia debían llevar a Polanco a hacerse otros exámenes, pero ya no pudo levantarse y de la unidad médica llegaron a revisarlo.

"Este es un caso típico de chikunguña, él está teniendo todos los síntomas solo que su cuadro se ve un poco más exagerado. Le voy a sacar una orden de ingreso por cualquier emergencia", les dijo el médico que fue a chequearlo.

Pero su estado empeoró el fin de semana, su cuerpo estaba inflamado, se le dificultaba hablar. Con ayuda de dos personas, el lunes lo trasladaron al hospital Amatepec.

Tras evaluarlo en la Emergencia lo dejaron ingresado. El martes 19, los médicos le informaron a la familia que lo iban a referir al hospital General porque se estaba descompensando aceleradamente, a eso del mediodía fue trasladado, pero a las 6:30 de la tarde continuaban en la Máxima Urgencia porque no había cupo en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Mientras quedaba una cama vacía, lo internaron en el cuarto nivel. El miércoles por la tarde presentaba problemas para respirar fue cuando lo ingresaron a la UCI, indicó Íngrid.

"Mi hermano le dijo, mira papá te van a intubar, ya quizás no vas a poder estar hablando, nosotros vamos a estar hablando contigo, él dijo; sí hijos, cuídénse...ya dando todos esos mensajes; para nosotros era algo difícil, algo duro", comentó su hija.

Pero Polanco no presentaba mejorías, los riñones le comenzaron a fallar, además le dio meningitis y adquirió una bacteria nosocomial en la sangre.

Al señor le hicieron transfusiones de sangre, por la bacteria no estaba generando plaquetas, le había producido anemia... y le hicieron una hemodiálisis, narró la familia.

El martes 2 de septiembre a la hora de la visita de la tarde fue la última vez que lo vieron con vida, a eso de las 8:00 de la noche les informaron que Polanco había fallecido.

Íngrid manifestó que unos días después de haberlo ingresado a la UCI a su padre, les comentaron que el Minsal iba a investigar el caso, pero hasta el martes recién pasado nadie se había comunicado con ellos.

"Unos médicos nos decían que pudo haber sido un tipo de chikungunya letal, algo que no se ha visto y por eso mismo pensaba con la información que tenían en el Minsal iban a investigarlo cuando él estaba vivo, pero no hicieron nada al respecto", comentó Íngrid.

Ella relata que su padre era una persona bien fuerte, que no le gustaba depender de los demás y que era bastante activo.

El chikunguña es una enfermedad que fue detectada en el país en junio de este año por el Minsal, los primeros casos se reportaron en la Comunidad Zapote Abajo, en Ayutuxtepeque.

Pero la rápida transmisión que ha alcanzado el virus del chikunguña en el último mes mantiene en preocupación a las autoridades sanitarias, médicos y a la población.

En tres meses, el Minsal suma 29,704 casos sospechosos y 123 confirmados, pero hay un rezago en la digitación de datos. Mientras que el ISSS reportó entre el 8 de junio y el 20 de septiembre 24,270 casos sospechosos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación