Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sitramss, un proyecto copiado y hecho sin consulta

El hoy candidato a la presidencia por el partido ARENA puso el tema en agenda, pero siempre fue bloqueado por el FMLN

Las unidades que el gobierno y los buseros de Sipago traerán para el Sitramss son similares a la que trajo Norman Quijano cuando prometió la implementación del metrobús. Foto EDH / Archivo

Las unidades que el gobierno y los buseros de Sipago traerán para el Sitramss son similares a la que trajo Norman Quijano cuando prometió la implementación del metrobús....

Las unidades que el gobierno y los buseros de Sipago traerán para el Sitramss son similares a la que trajo Norman Quijano cuando prometió la implementación del metrobús. Foto EDH / Archivo

Desde que entró a discusión el tema del proyecto del Sistema de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (Sitramss), la lucha por su implementación se volvió política entre los partido ARENA y FMLN para determinar quién lo ejecutaría.

El tema se puso sobre la mesa con sendos estudios desde 2001; sin embargo, fue el actual candidato a la presidencia por el partido ARENA, Norman Quijano, quien se comprometió a desarrollarlo en conjunto con el Órgano Ejecutivo si Rodrigo Ávila llegaba a la primera Magistratura y si él llegaba a ganar la alcaldía de San Salvador en las elecciones de 2009.

Y así fue. Quijano fue electo alcalde y de inmediato se puso a trabajar para presentar un proyecto viable que permitiera descongestionar el Área Metropolitana de San Salvador a mediano plazo.

El edil le llamó a su proyecto "Metrobús" y para su implementación propuso sacar un gran número de rutas que saturaban el Centro Histórico de San Salvador; y luego, implementar un circuito que recorriera el metrobús y que abarcara de Soyapango-Santa Tecla, y Apopa-San Marcos con buses articulados.

Esa ruta sería a largo plazo, la primera que se planteó el edil fue que el metrobús saliera de Soyapango y llegar a la plaza Salvador del Mundo.

Incluso, trajo de Guatemala un vehículo articulado que le prestó el alcalde de esa ciudad, Álvaro Arzú.

El proyecto de Quijano avanzaba, y por si fuera poco, el seis de marzo de 2009 cuando aún era Presidente de la República Antonio Saca, hoy nuevamente candidato para ese cargo, juramentó una comisión para lo que sería el nuevo sistema del transporte público.

Ella estuvo integrada por el mismo Quijano, Mauricio Chavarría, Ernesto García, y el actual ministro de Seguridad Pública del Presidente Funes, Ricardo Perdomo.

El proyecto de Quijano se desinfló una vez ganó la presidencia Mauricio Funes. Aún así, el edil buscó el apoyo del mandatario, que al final no se tradujo en nada.

Aún así continuó buscando apoyos en el Ejecutivo; pero el Viceministerio de Transporte y el FMLN, éste último desde la Asamblea Legislativa, se opusieron a cualquier proyecto que pudiera llevar a cabo Quijano en cuanto a ordenamiento del transporte público.

La copia del Ejecutivo

Una vez Quijano se lanzó a desarrollar el proyecto del metrobús, el Viceministerio de Transporte se dio cuenta de que ya no había marcha atrás y decidió implementar de forma unilateral y sin consultar con ninguno de los sectores involucrados como alcaldías y buseros, el Sistema de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (Sitramss).

Para ello sacó un gran número de unidades del transporte colectivo del Centro Histórico de la capital creando un circuito similar al que había propuesto Norman Quijano.

Eso lo echó andar informándole a un reducido grupo de transportistas, lo que provocó el malestar de las asociaciones y gremiales del transporte que no tuvieron más que adecuarse al cambio.

Una vez desplazado el alcalde de su proyecto, vino el anuncio del viceministro Nelson García para implementar el Sitramss, el cual ha ido cambiando de forma sistemática.

Incluso, el VMT obvió un estudio integral de noviembre de 2010 que elaboró un consorcio integrado por las empresas Epypsa (de España), C. Lotti & Associati (Italia), y León Sol (El Salvador), en el que se concluyó el estudio del Plan de Desarrollo Territorial para la Subregión Metropolitana de San Salvador, y el cual contiene la propuesta de Rutas de Gran Capacidad para el futuro Sistema Integrado de Transporte Público Metropolitano.

Este estudio, que costó cerca de un millón de dólares, es integral y se tomó en cuenta a las alcaldías del gran San Salvador. Pero el VMT hizo lo contrario, modificó la ruta que se estableció y no consultó con las comuna involucradas en el trayecto.

El tramo que desechó el viceministro Nelson García incluía que los buses articulados pasarían por la Catedral, se desplazaría por la calle Rubén Darío, la alameda Roosevelt, hasta llegar a Plaza Salvador del Mundo.

El VMT prefirió irse con prueba y error y en un inicio marcó una ruta de 5.3 kilómetros que recorrería el bulevar del Ejército, en Soyapango, hasta llegar a la Catedral Metropolitana.

Esa propuesta también tuvo la oposición de la Iglesia Católica que vio que una terminal de transbordo en ese sector perjudicaría la zona.

Ahora, el tramo que inauguró el Órgano Ejecutivo a través del MOP, contempla una sola ruta que inicia en la terminal del Sitramss, ubicada en la avenida Rosario Sur de Soyapango, y llegará hasta la 33a. Avenida Sur.

Quijano fue enfático en decir que el actual Sitramss que se implementará con buses articulados ha sido una copia muy mala de su metrobús, sobre todo, porque no tuvo el consenso de ningún sector.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación